Latin Am. ~~Archivo de FanFiction en Español~~

Discussion in 'Latin America General Discussion' started by Spike_Spiegel, Nov 14, 2003.

Thread Status:
Not open for further replies.
  1. Spike_Spiegel Former FF Administrator Former Saga Mod

    Member Since:
    Aug 12, 2002
    star 6
    Bienvenidos a el Archivo de FanFiction de America Latina

    En este foro pueden discutir FanFiction y tambien postear.

    -Todos pueden participar de la discusion.

    -Antes de postear una historia, mandenme un PM y les doy un turno para postear.

    -Pasenla bien!
  2. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Titulo: Un ladrido en mi corazón.
    Autor: Salem_Patty
    Tiempo: AU
    Personajes: Obi-Wan, Qui-Gon, Mace
    Genero: drama y humor
    Sumario: Un campesino de tan solo cinco años de edad pierde su familia cuando un grupo de guerreros ataca la villa donde el vivía. Encontrándose huérfano después del ataque el niño corre a refugiarse en los bosques donde se encuentra con una manada de lobos los cuales lo adoptan como pare del clan. Un año después el niño es capturado por los mismos guerreros, pero es rescatado por un noble Jedi el cual decide educarlo como a un hijo.




    Primera Parte


    El jovencito de cabellos casi dorados caminaba apresurado tratando de llegar a tiempo a su casa. Su azul túnica estaba completamente mojada y sucia con el barro del riachuelo. El joven había estado todo el día jugando a la orilla del riachuelo. Había sido un día caluroso y las lluvias todavía no habían llegado. En la villa donde el vivía las gentes estaban comenzando a preocuparse por que sus plantaciones se estaban echando a perder por la falta de lluvias.

    A pesar de tener tan solo cinco años el niño entendía la importancia de tener una buena cosecha a tiempo. Si esto no ocurriera las gentes se verían este año obligadas a ir a trabajar a la gran ciudad. Esto le preocupaba a el, pues eso significaría ver a su mama sufrir largas jornadas de trabajo y un mal salario.

    Finalmente, el joven llego a su villa. Todos andaban de un lado para otro trabajando en sus propias labores. Los mayores estaban construyendo una nueva casa hecha de madera roja. La madera roja ere el mejor material que podían utilizar, pues esta clase de madera duraba más.

    "Ben?" Una niña comenzó a llamarlo.

    La niña estaba vestida con una túnica rosada que le llegaba hasta los tobillos. Aurora era su mejor amiga. El y ella solían correr descalzos por las praderas y jugar a las escondidas. Una cosa que Aurora no le gustaba de Ben era la costumbre que tenia Ben de imitar animales. Ben era un experto en esas cosa y en muchas ocasiones la había asustado imitando una serpiente la cual aterrorizaba a Aurora.

    "Ben, apresúrate que tu mami te ha estado llamando hace horas."

    Aurora lo miro de pies a cabeza como si el fuera un bicho raro. Ben le devolvió una mirada de disgusto.

    "Aurora como si no me hubieras visto sudio."

    "Sucio" Lo corrigió Aurora.

    Ben se cruzo de brazos y frunció el seño.

    "Ve donde tu mami, niño necio." Dijo Aurora riéndose y empujando Ben hacia delante.

    Ben iba dirigiéndose a su casa cuando de repente se escucharon unos gritos y el suelo se estremeció. De repente a lo lejos se podía poder ver una polvareda en la distancia. El corazón se le helo de terror. Ben sabía que esa polvareda provenía de los guerreros del norte.

    Hace unas semanas antes habían llegado noticias a la villa de que unos guerreros del norte visitaban aldeas y se llevaban los niños a la fuerza. Los guerrero necesitaban los niños para entrenarlos en las arte de la guerra. Eso le daba mucho miedo a el. El no quería ser guerrero. Ben no quería crecer lejos de su villa ni menos lejos de su mami.

    Asustado corrió hacia su casa. Tenia que encontrar un sitio para ocultarse.

    Los pobladores comenzaron a esconder a sus hijos asustados al ver que los guerreros venían a robarle sus niños. Las puertas de la villa estremeciéndose con violencia se desplomaron cuando los guerreros entraron a la villa. Un silencio de miedo y de terror invadió el corazón de los pobladores.

    El líder de la villa salio de una de las casas armado con tan solo un bastón de madera. El líder era un hombre ya viejo que había pasado muchas guerras. A pesar de tener 80 años todavía demostraba ser muy sabio en sus decisiones. Pero esta vez una sabia decisión no bastaría para detener a estos guerreros. El noble anciano sabía muy bien que el final de la villa había llegado. Los guerreros traían la muerte pintada en sus caras y de sus vestiduras emanaban el olor de la sangre derramada de inocentes.

    El líder de los gu
  3. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Mientras tanto Ben había logrado llegar a su casa y ansiosamente estaba buscando a su mama.

    "Mami, donde estas mami?"

    Pero la casa estaba en completo silencio. Esto lo asusto mucho más y lleno de miedo se sentó en una esquina del cuarto. Ben no podía dejar de pensar lo horrible que seria ser arrancado de los brazos de su familia. Tampoco quería ver morir a su mami que tanto adoraba.

    "No eso no si le hacen algo a ella juro que vengaría su muerte." Ben dijo esto golpeando con sus pequeñas manos lleno de furia el piso de madera. Al ver que su mami no regresaba Ben salio de su casa y con lágrimas en los ojos comenzó desesperadamente a llamar a su mami.



    Hmm nadie esta leyendo.
  4. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    El niño tenia la visión completamente borrosa de tanto llorar que no se dio cuenta que alguien muy silenciosamente lo venia siguiendo. De repente Ben sintió que unas manos lo agarraron de la espalda. Ben comenzó a patalear desesperadamente, pero se calmo al ver que quién lo había tomado por sorpresa era su mami.

    "Mi amor. Hijo querido no temas soy yo, tu mami."

    Ben abrazando muy fuertemente a su mami comenzó a llorar.

    "Mami pensé que te habían hecho algo?"

    "No Ben, pero ahora debo buscar un refugió para ti antes de que sea demasiado tarde."

    Muy suavemente la joven madre levanto al niño en sus brazos y con lágrimas en los ojos se dirigió a los graneros. Ella sabía que la muerte la acechaba. Lo guerreros matarían a todos los adultos y se satisfechos se llevarían a los niños. Ella tenia que salvar su hijo de esos salvajes así ella tuviera que morir en el intento. Después de unos minutos la joven madre y el niño entraron a uno de los graneros.

    "Ben quiero que te escondas en esta canasta." Dijo la mama señalando una canasta enorme la cual era usada para guardas los granos de uso para el invierno.

    "Por ningún motivo prométeme que oigas lo que oigas no salgas de la canasta así escuches gritos de muerte." Dijo la joven madre mirando con ojos de tristeza a su hijo.

    "Lo prometo mami, pero nada va ha pasar."

    De repente se comenzaron a escuchar gritos de dolor y el ruido de galopes de caballos que se aproximaban rápidamente al granero.

    La joven madre sabía que esa era el final de su vida, pero era también la salvación de hijo. Rápidamente y con lágrimas en sus ojos la joven mujer le dio un tierno beso de despedida a su hijo.

    "Rápido escóndete dentro de la canasta y se ves que alguien trata de abrir la canasta imita unos de tantos animales que tu sabes muy bien imitar. Escoge algo venenoso así nadie se le ocurrirá meter sus manos dentro de la canasta."

    "Si mami." Dijo Ben muy obedientemente.

    Rápidamente el niño se oculto y la joven madre cerro la tapa de la canasta.

    "Adiós hijo del alma."

    La joven madre se armo de valor y salio del granero a enfrentar su muerte.


    tbc
  5. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Asustado y temblado de frió Ben se acurruco dentro de la canasta esperando escuchar otra vez la voz de su madre. El esperaba oír que todo estaba bien y que el peligro ya había pasado. Pero los minutos de espera lo estaban atormentando. De repente escucho la voz de su madre gritando de dolor y el sonido de las llamas crujiendo muy cerca del granero.

    El niño se quería salir rápidamente de su escondijo y salvar a su mama. Su pequeño corazón latía con angustia, por que el bien sabia que nada podía hacer. Además el le había prometido a su mami que el se quedaría escondido sin importar lo que pasara afuera.

    De repente escucho dos voces de hombres que se acercaban dentro del granero.

    "Miremos si hay alguno escondido aquí." Dijo una de las voces.

    "Mira en la canasta."
    Contesto la otra voz.



    Note:
    Mas esta noche perdonen por la demora.
  6. ARIEL_ANTILLES Jedi Knight

    Member Since:
    May 15, 2003
    star 1
  7. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Ben comenzó a temblar de miedo cuando escucho de que iban a revisar el canasto donde el se encontraba escondido.

    "No por favor no miren aquí, mami ayúdame por favor."

    Asustado el niño se acurrucó mas como una bolita dentro de la canasta que apenas estaba llena de semillas. El niño sentía un sudor frió que le calaba los huesos.

    De repente el aterrorizado niño escucho dentro de su mente lo que su mami le había dicho antes de esconderlo dentro de la canasta.

    "Rápido escóndete dentro de la canasta y se ves que alguien trata de abrir la canasta imita unos de tantos animales que tu sabes muy bien imitar. Escoge algo venenoso así nadie se le ocurrirá meter sus manos dentro de la canasta."

    Ben movió su cabecita en signo de aprobación al recordar las sabias palabras de su mama.

    Dos de los guerreros habían entrado al granero. Estaban sudados y sus ropas estaban cubiertas de polvo. Uno de los hombres llevaba una lanza atada a su cinturón. El otro cargaba su lanza con la mano derecha. Las dos lanzas estaban cubiertas de sangre.

    "Levanta la tapa y se ves alguna de esas ratas de campo no la mates, pero si es algún adulto?." El hombre que dijo esto soltó una carcajada que casi hace salir corriendo a Ben de su escondite.

    "Oh si solo es Tsk Tsk,." Dijo el otro hombre produciendo un chasquido con sus labios.

    "No a mi no me van agarrar, porque algún día me vengare de esta matanza."

    Inmediatamente Ben comenzó a pensar en la más venenosa serpiente que se podía imaginar en ese momento. El jovencito apretó sus dientes y lentamente comenzó a silbar el melódico sonido del reptil.

    En el preciso momento que el niño comenzó a imitar el sonido de la serpiente uno de los hombres comenzó a levantar la tapa de la canasta, pero rápidamente soltó la tapa aterrorizado. El hombre se había quedado paralizado al escuchar el pegajoso sonido de la Cobra.

    "Que es lo que te esta pasando animal de monte." Le grito el otro hombre.

    El otro hombre que se había quedado por un momento paralizado como una momia no podía hablar o moverse.

    "Quitate de aquí animal." Dijo el otro hombre empujando al otro al sustado hombre a un lado. "No me digas ahora que le tienes miedo a las canastas."

    Finalmente, el asustado guerrero viéndose lejos de la canasta le contesto con una voz llena de terror.

    "Dentro de la canasta esta una Cobra, tu sabes que no hay cura contra esos bichos."

    El otro guerrero al escuchar esto se quedo callado y paro sus oídos para escuchar mejor el sonido.

    Shssss

    El sonido embriagador de la serpiente invadía la tranquilidad del granero.

    "Larguemonos de aquí." Dijo uno de los hombres. "Que brutos dizque esconder serpientes en sus propias semillas."

    Los dos salieron del granero riéndose a carcajadas.

    Ben respiro tranquilo cuando escucho los pasos de los guerreros alejándose del granero. El niño quería salir inmediatamente de su escondite y comenzar a buscar su mama, pero algo muy adentro de su corazón le decía que su mama había sido asesinada por los guerreros.

    "Tengo que armarme de valor y salir de aquí, pero no ahora."

    A su corta edad Ben era un niño muy razonable cuando le tocaba el turno de tomar decisiones. El niño no sabía cuanto tiempo tendría que esperar. El muy bien sabía que ahora estaba solo en la vida. El ahora era su único protector.


    tbc


    Gracias ARIEL_ANTILLES por volver tambien. :) Hmm no me alcanzo la gasolina esta noche para postear el resto. 8-} Estoy un poco cansada con mis ultimos dias de collegue. Este fin de semana vendra el resto de la historia. :)
  8. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Qui-Gon se había levantado muy cansado después de pasar una mala noche. La noche anterior el maestro había tenido una pesadilla, que lo había tenido toda la noche moviéndose de un lado para el otro en su cama. En su sueño el Jedi había visto la imagen de un niño de muy corta edad.

    Qui-Gon se sentó en el borde de la cama pensando en el niño de su sueño. El nunca había conocido ese niño, ni sabia su nombre, pero por una razón muy extraña su corazón le decía que ese niño estaba en estos momentos sufriendo. El maestro se preguntaba si las imágenes del niño eran las visiones de un futuro muy cercano o tal vez eran imágenes de su propio pasado. En ocasiones pasadas el maestro había tenido que presenciar el sufrimiento de niños muy pequeños. Niños los cuales por accidente habían quedado atrapados en medio de guerras sin sentido.

    Ese día Qui-Gon necesitaba estar muy alerta porque tenía que ir a resolver una llamada de auxilio de un planeta llamado Talasea. Según los últimos mensajes el planeta estaba teniendo problemas con un grupo de guerreros que estaban sembrando la muerte donde fueran. Lo más aterrador de los mensajes era que estos guerreros se llevaban los niños para luego convertirlos en guerreros. El gobierno de Courascant no le había gustado en nada que esto estuviera ocurriendo. El gobierno le había pedido la ayuda a los Jedi, por ser una situación tan delicada.

    El maestro se dirigió a la ventana de su apartamento y se paro un momento a observar como los destellos de luz comenzaban a penetrar en su habitación. Una sensación de nostalgia y dolor le invadieron su corazón. Es como si de repente el hubiera perdido a alguien. Pero a quien? se preguntaba si el no tenia a nadie.

    "Que tonto soy," dijo Qui-Gon sonriéndose. "Creo que me estoy volviendo viejo."

    Qui-Gon era casi el único Knight que no tenía padawan. En varias ocasiones Mace le había invitado a la ceremonia donde los Knights podían escoger un nuevo padawan, pero el maestro no había querido ir. Por una razón muy misteriosa la fuerza le había persuadido de no ir a esas ceremonias.

    Talvez su padawan no había nacido aun. Talvez nunca iría nacer y el seria el único que llegaría a la vejez sin haber tenido la experiencia de entrenar a un padawan.
    Quizás....

    ..........

    Finalmente, Ben había decidido salir de su escondite. El asustado niño levanto lentamente la tapa de la canasta. Luego miro a su alrededor asegurándose de que no había nadie allí esperándolo para matarlo. Las voces de los guerreros todavía resonaban en sus oídos. Cuando Ben vio que no había nadie allí, decidió saltar de la canasta.

    Con sus pequeñas piernas temblando aun de miedo, Ben se fue caminado lentamente hacia la salida del granero. Una parte de el le decía que tenia que enfrentar su nueva realidad, pero la otra parte le decía que debería salir corriendo ahora mismo de ese sitio. Cuando salio del granero Ben se horrorizo al ver lo que había quedado de su villa. Unas casas se habían desplomado y otras todavía ardían bajo las llamas, pero lo más estremecedor fue ver los cuerpos inertes de los pobladores esparcidos por doquier.

    Ben se dejo caer en el pasto llorando de amargura. Nunca había sentido tanta impotencia en su corta vida. Su feliz infancia había sido cortada por las manos de la muerte. Ya no podría volver a gozar sus días al lado de sus amigos. Nunca podría cultivar la tierra que había heredado su familia por generaciones. Lo mas doloroso era que nunca volvería a sentir los brazos amorosos de su querida madre. Lo único que se respiraba en ese momento ere el olor de la muerte. Una fuerte brisa fría azoto su cuerpo recordándole una vez mas que ahora el era un hijo mas de la guerra. Ya no tenía casa o familia. Donde podría el vivir ahora? Quizás en el monte.

    "Tengo que encontrar a mi mami para darle sepultura."

    Limpiándose sus lágrimas Ben se levanto del suelo. Rápidamente el niño se dirijo hacia la zona donde se podían ver muchos de los cuerpos. Nunca había tenido que enfrentar la muerte tan de cerca. Ben no sabía como iba sobreponerse
  9. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    El maestro acelero su paso. Los latidos de su corazon le decían que el niño estaba muy cerca. De pronto se detuvo a observar una joven mujer que yacía muerta sobre el barro. Qui-Gon se arrodillo para evaluar más de cerca la misteriosa razón por la cual la Fuerza le decía que parara por un momento.

    Lentamente toco los cabellos embarrados de la mujer. Había sido una mujer muy hermosa, Qui-Gon lamentaba la muerte de esta joven mujer y del resto de los pobladores. De repente algo muy inquietante lo hizo mirar para arriba. Qui-Gon se quedo sorprendido cuando vio a la mujer parada enfrente de el. Era el espíritu de la joven. El maestro se levanto lentamente del suelo mirando el espíritu que con mirada calida le sonreía.

    "Gracias por ayudar a mi hijo" Resonaron las palabras en la mente del maestro como notas melodiosas.

    "La Fuerza esta en mi hijo, como lo fue en su padre."

    Hasta el momento Qui-Gon no había podido decir ni una palabra, pero se armo de fuerza y en el preciso momento que quería hablar, la joven mujer se desvaneció en el aire.

    Qui-Gon había descubierto algo más acerca de este misterioso niño. Rápidamente se dirijo a los bajos campos. El niño tenía que estar allí.


    .........................................


    Ben se agazapo como un animal de caza listo para saltar sobre su presa. Uno de los hombres estaba buscando posible sobrevivientes entre los arbustos.

    Lentamente Ben comenzó a imitar el rugido de una tigra y rápidamente salto de su escondite cayendo sobre el aterrorizado hombre. Ben clavo sus dientes sobre el cuello del asustado hombre.

    "Un fiera me esta matando" Grito la pobre victima.

    El niño no le gusto el sabor de la sangre del hombre, pero al menos había logrado asustarlo. Viendo al hombre muy asustado, Ben soltó ala victima y con la agilidad de un relámpago salto hacia la densidad de los bosques.

    Los otros hombres corrieron a ayudar al hombre, el cual yacía sobre el suelo inconsciente del susto. Por las marcas en el cuello lo hombres dedujeron que había sido una tigra. Esa clase de animales siempre atacaban a sus victimas por el cuello.

    Ben siguió corriendo hasta que ya no pudo más. El niño ya muy cansado se sentó en una roca y tristemente se puso a sollozar. Ahora si que no sabia que iba hacer. Ben estaba tan ocupado con sus penas, que no escucho que una loba blanca escondida entre las malezas se le había quedado mirándolo. El animal sabía que el cachorro estaba muy triste. Ella sabia que las criaturas de dos piernas nunca dejaban sus cachorros a aventurarse tan lejos solos en el bosque. La loba sintió lastima por el cachorro. Ella lo iba adoptar así su clan la rechazara. Ella tenía dos cachorros muy inquietos y no le importaba adoptar a este nuevo cachorro.

    Lentamente la loba salio entre los arbustos y se acerco al cachorro humano. Ben paro de llorar cuando vio el lobo cerca de el. El niño podía sentir que el animal tenía buenas intenciones. La loba se paro por un momento observando el cachorro. Ben se le acerco lentamente y con mucho cuidado acario la piel sedosa del animal. La loba al sentir las suaves caricias que el cachorro le estaba dando rápidamente le dio un lamido a la cara del cachorro. Ben se rió y se le quedo mirando a la loba con agradecimiento. Finalmente el niño había encontrado una nueva familia.

    ......................................


    Qui-Gon se acercó hacia el grupo de hombres que estaban examinando a la inconsciente victima.

    "Permítame, examinarlo por favor." Dijo Qui-Gon inclinándose hacia la victima.

    El maestro miro muy cuidadosamente el cuello del hombre. En el cuello del hombre se podían ver muy claramente las marcas de...Qui-Gon se hecho a reír dejando a todos los hombres muy confundidos. El maestro podía ver que eran las marcas de unos pequeños dientecitos. Qui-Gon se levanto del suelo y mirando a los hombres con una cara de picardía les dijo "No era ninguna bestia salvaje que mordió a este hombre. Son las marcas de los dientes de un niño muy pequeño."

    Los hombres se miraron entre si un po
  10. ayden Jedi Padawan

    Member Since:
    Aug 28, 2003
    Hola a todos.
    Este es mi primer intento de escribir fanfiction, y dista bastante de lo que me gustaria, pero supongo que por algo hay que empezar...
    Cualquier critica, sugerencia, sera muy bienvenida :)

    ****************************
    ENCRUCIJADA

    PROLOGO

    Con un suspiro resignado, hizo a un lado los datapads que había estado estudiando. Tres veces había empezado la lectura del mismo reporte táctico y tres veces se había encontrado con que no tenía la más mínima idea de lo que estaba leyendo. Simplemente era incapaz de concentrarse. Por más que lo intentara...

    "No hay intento". Inculcadas desde su infancia, las palabras vinieron a él en forma refleja. "Hazlo o déjalo."

    El Jedi se encogió de hombros :-Déjalo -murmuró, echándose hacia atrás en su asiento, a la vez que cubría con una mano sus ojos cansados.

    Sus pensamientos se dirigían una y otra vez al inminente encuentro con su padawan, y a la extraña y creciente sensación de que algo iba mal.

    -¿General? -la voz del piloto llegó por el intercom.

    Con un movimiento fluido, el Jedi se incorporó y activó el comunicador. -Sí, capitán.

    Un sonido ahogado, sospechosamente parecido a una risa, se escuchó antes de que la voz volviera a hablar, levemente divertida: -Entraremos al sistema en pocos minutos.

    -Entendido -dijo cerrando la comunicación.

    Obi-Wan Kenobi se irguió en toda su estatura, estirando sus doloridos músculos, resentidos después de permanecer demasido tiempo en la misma posición.

    Tiempo desperdiciado, pensó con una oscura mirada a los abandonados datapads. Si tan solo pudiera determinar que era lo que estaba mal... Una mueca amarga curvó sus labios.

    Todo estaba mal.

    El universo estaba de cabeza y Obi-Wan aun trataba de ajustarse. Empezando por el "General". No importaba el tiempo que pasara, jamás se acostumbraría al título, o a lo que éste representaba. Simplemente se sentía mal... equivocado. Pero los tiempos cambiaban y había que moverse con ellos. De nada le servía sentarse a añorar un pasado que parecía de otra vida.

    Dirige tu atención hacia el aquí y el ahora, que es donde debe estar.

    Pero la extraña sensación no desapareció.

    Eran tiempos difíciles (si alguna vez habían sido fáciles) para entrenar un padawan. Múltiples, incontrolables factores externos hacían imposible la clásica y ortodoxa relación maestro padawan: la inevitable y cada vez mayor influencia de terceros, sus mutuos compromisos militares que imponían largas separaciones.

    Una sonrisa triste se dibujó en sus labios mientras emprendía el camino hacia la cabina de la pequeña nave. Comandante Skywalker... De alguna manera sonaba tan equivocado como general Kenobi.

    Obi-Wan sacudió la cabeza como para alejar estos pensamientos mientras entraba en la cabina y se sentaba en la silla del copiloto. El piloto pelirrojo lo saludó con un leve cabeceo, su atención en los controles.

    El planeta de un blanco azulado crecía rápidamente mientras se acercaban a él.

    -Si mis sensores están leyendo bien esa roca de hielo de ahí abajo, ustedes rebeldes están más desesperados de lo que creí -dijo con una mueca burlona.

    Obi-Wan eligió no contestar. Parecía que siempre terminaba con los pilotos mas molestos e irritantes del sector. ¿O estarían todos estos contrabandistas cortados por el mismo molde?

    Dash Rendar pronto dejó su mente, mientras la nave entraba a la atmósfera de Hoth y se dirigía hacia la zona de penumbra del planeta.

    Pronto vería a Luke y determinaría que era lo que estaba mal.
  11. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Me [face_shocked] dejaste en suspenso. Cuando viene la otra parte? :D. Muy buena la entrada de tu historia.
  12. ayden Jedi Padawan

    Member Since:
    Aug 28, 2003
    Wow, alguien está leyendo... :p
    Gracias por tu apoyo. Supongo que la proxima parte vendrá en unos pocos días...
  13. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    ayden esperare :)

    Ahora sigo con mi historia.



    Qui-Gon se estaba en su cuarto apresurándose para viajar hacia Talasea cuando un mensaje del holo lo interrumpió.

    Una imagen azul de una joven mujer apareció en el centro de la consola. Qui-Gon se acercó hacia holo e hizo una reverencia de saludo. Era la princesa del planeta. Ratula. El y el padre de la joven eran muy amigos. Hace mucho tiempo que no escuchaba de ellos desde la muerte de la madre de la joven.

    "Maestro Qui-Gon hace mucho tiempo que hemos tratado de comunicarnos
    Mi padre desea verlo lo más pronto posible."
    Dijo esto la joven dejando caer unas lágrimas de sus ojos.

    "Que es lo que esta pasando princesa Sazy?"

    "Mi padre?.mi padre se esta muriendo y desea verlo, por favor Maestro Qui-Gon." dijo esto la princesa rompiendo a llorar amargamente.

    "Por favor princesa Sazy, dile a tu padre que en estos momentos viajare para allá."

    La jovencita se seco sus lágrimas y una sonrisa ilumino su rostro.

    "Gracias, se lo diré a mi padre."

    La princesa hizo una reverencia y la imagen se desvaneció de la consola.

    Qui-Gon se sentó acongojado en el sofá. Ahora había otro impedimento que le retrasaría su viaje a Talasea. El quería ir y encontrar este niño, pero también tenia un deber moral de ver a su mejor amigo. Los dos se habían conocido un tiempo atrás cuando Qui-Gon era un padawan.


    Era una noche fría y lluviosa. Como todo un padawan lleno de curiosidad Qui-Gon caminaba por las calles de Lock. De repente vio unos hombres golpeando a un jovencito. Sin pensarlo dos veces el joven Qui-Gon corrió hacia el grupo. Los hombres se habían echado a reír cuando lo vieron. El era un joven delgado y con una cara de inocencia que podía engañar a cualquiera excepto Duko, su maestro. Los hombres no sabían que ese jovencito guardaba muchas sorpresas. Lo peor para ellos era que no sabían que todo Jedi era capas de ser el más temerario adversario en una batalla abierta.

    "Dejen ese chico solo," les grito.

    "Si, nene, claro," dijo uno de los hombres tentándolo con malicia.

    "Una vez mas dejen a ese chico." El joven hablo suavemente pero con firmeza.

    "No." Dijo otro hombre.

    De repente los hombres rodearon y estaban listos para agarrarlo cuando el joven padawan saco de su cinturón el saber y con rapidez encendió su espada iluminando la oscura calle.

    "Es un Jedi." grito uno de los hombres.

    "Es mejor que se vayan, no quiero causarles ningún daño." hablo el joven Qui-Gon en un tono tranquilizador.

    Los hombres retrocedieron asustados y en un momento salieron disparados del lugar.

    Qui-Gon con una serenidad en su cara. Apago el saber y se acercó hacia el joven que yacía llorando en el suelo. Muy lentamente el padawan. Lo levanto y con su mano derecha froto la espalda del joven mandándole ondas sanadoras.

    El joven lo miro con agradecimiento. "Mi nombre es Kiart y soy el príncipe de Ratula."

    Esa fueron las ultimas palabras que Qui-Gon escucho provenientes de este joven. El joven se había desplomado inconsciente en los brazos del padawan.


    Después Qui-Gon y con la ayuda de su maestro habían logrado encontrar los padres del joven. Pasarían muchos años para Qui-Gon siendo ya maestro escuchara otra vez del joven. El príncipe ya siendo un Rey lo había invitado a su boda y muchas otras celebraciones. Ahora tendría que presenciar la muerte de su mejor amigo.

    Muy tristemente Qui-Gon volvió a sus equipajes. Una nueva barrera se había formado en su camino. Pasaría un año antes en Talasea para que el pudiera regresar.


    ~~~



    Una figura semidesnuda de un se pequeño humano se veía pintada en el horizonte. Los cabellos de este ser humado le llegaban casi hasta los hombros. Sus cabellos se veian entrelazado con pequeñas ramas y hojas secas. Ben vagamente recordaba su pasada vida. Su pequeño cuerpo se había hecho fuerte ante las duras inclemencias del clima. Ya el frió no le molestaba cuando venían las fuertes llu
  14. ayden Jedi Padawan

    Member Since:
    Aug 28, 2003
    Despues de una larga espera, aca vamos de vuelta. Cualquier cosa, si les gusta, si no, chiflen. Siempre me interesa saber que opinan ;)

    *****************************************************


    El meteorito cruzó el cielo dejando una persistente estela de humo.

    No era algo extraño de ver en Hoth, ya que fuera de su órbita existía un gran cinturón de asteroides. Continuamente, muchas rocas pequeñas eran atrapadas por la gravedad del planeta y caían sobre él como meteoros.

    Sin embargo, algo llamó la atención de Luke Skywalker. Afirmándose sobre su inestable montura, siguió con sus binoculares el llameante recorrido, tratando de determinar el punto de impacto.

    Al oír la explosión, la tauntaun se estremeció asustada.

    -Cálmate, no es más que otro meteorito -dijo tranquilizándola, aunque en realidad no estaba tan seguro. Lo que había visto podía ser artificial... o no. Desde esta distancia no podría decirlo. Tomando una rápida decisión, pensó que no perdería nada con echarle un vistazo más de cerca de esa cosa.

    Se llevó el comunicador a los labios y alzó su voz para hacerse oír sobre el aullido de los vientos.

    -Eco 3 a Eco 7. Han, amigo, me escuchas?

    -¿Eres tú, muchacho? ¿Qué ocurre?

    -He terminado mi ronda y no he captado ningún indicio de vida -. O al menos eso era lo que indicaban sus instrumentos. Sin embargo, hacía tiempo que Luke había aprendido a no depender ciegamente de ellos.

    -En esta roca de hielo no hay vida suficiente para llenar un crucero espacial -dijo la voz despreocupada del coreliano.

    -No lo sé... -respondió, dando voz a su inquietud.

    -¿Captaste algo, entonces?

    -No, no es eso. Es... -vaciló, tratando de definir lo que sentía - es esta sensación...

    Hubo una leve vacilación y la voz cambió: -Grandioso.

    Luke sonrió ante el tono molesto de su amigo. Después de todo ese tiempo y de las cosas que había presenciado, uno pensaría que Han habría cambiado de idea con respecto a los Jedi y la Fuerza, pero en vez de eso se mantenía terco, casi hostil a todo lo que tuviera que ver con ellos. Excepto Luke, por supuesto. Él, por su parte, había aceptado esa actitud y ya no le molestaba.

    -Como sea -dijo al fin. -Un meteorito acaba de caer cerca de aquí y quiero observarlo. No tardaré mucho.

    Luke cerró la comunicación, sintiendo una extraña tensión en el aire. Debajo de él, la tauntaun se removió inquieta.

    Súbitamente, siguiendo un impulso ciego, tiró de las riendas con brusquedad, haciendo girar su montura, en el preciso instante en que, a su derecha, el suelo parecía cobrar vida con un rugido ensordecedor.

    Dejándose caer, el joven rodó por el suelo. En un segundo estaba de pie, lightsaber encendido, y un segundo más tarde, el brazo de la monstruosa criatura yacía limpiamente cercenado en la nieve.

    Con un terrible aullido, la bestia cargó sobre él, una pesadilla blanca de garras y colmillos. Luke giró velozmente, descargando otro golpe, y el wampa cayó muerto, casi confundiéndose otra vez en la blancura del entorno.

    Luke se detuvo a recuperar el aliento y también la calma. Sus dedos temblorosos se dirigieron a su cinturón utilitario. De acuerdo, él podría no depender ciegamente de la tecnología, pero la confirmación de que no había más de esas cosas en las cercanías, fue más que bienvenida.

    Devolviendo el detector a su lugar, sus ojos buscaron a la tauntaun, que había huido espantada del ataque, solo para detenerse varios pasos mas allá. Intentó acercarse, pero la pobre bestia, todavía muy nerviosa, retrocedió, guardando la distancia.

    Luke serenó su mente e intentó proyectar esa calma al animal, mientras susurraba palabras tranquilizadoras. Una sombra de dolor rozó su percepción, y comprendió que estaba herida. Manteniendo su lento avance, finalmente llegó a su lado y sujetó las riendas.

    -Buena chica -murmuró palmeándola suavemente, mientras observaba su herida. Parecía ser solo superficial. Aquellos animales tenían unos pellejos muy duros.

    Su mirada se dirigió con pesar desde la columna negra de humo que marcaba el lugar de impacto del meteorito ha
  15. ayden Jedi Padawan

    Member Since:
    Aug 28, 2003
    Obi-Wan apresuró su paso a través de los pasillos tallados en el hielo de la Base, dirigiéndose hacia el centro médico, donde Luke permanecía en observación.

    La sensación de malestar volvió más intensa que nunca. El saber que Luke estaba bien no le ayudaba en nada. Había demasiado en juego. Luke era demasiado importante para arriesgarse así en esas pequeñas misiones sin sentido.

    Quizá ya era hora. Quizá lo había sido desde hacía un tiempo y él se había negado a verlo.

    ¿Apego, Obi-Wan? Se reprochó a sí mismo. Pero sabía que era más complicado que eso. No era sólo su afecto por el muchacho y su preocupación por él, sino que Obi-Wan aun no estaba preparado para dar un paso al costado. Luke era su responsabilidad. Suya.

    Yoda no estaría de acuerdo, y por más que le pesara, sabía que el anciano Maestro tenía razón.

    -Ya es hora -decidió.

    -¿Qué crees que haces?

    -¿Eh? -Luke alzó los ojos sorprendido y luego sonrió. -Hola, Han.

    -Creí que estabas en observación -dijo apoyándose indolentemente en la otra cama, estudiándolo mientras terminaba de calzarse las botas.

    -Estoy bien, si es lo que preguntas. Y le prometí a Tosj darle una mano con los vehículos. Aun no logran adaptarlos al frío.

    -Principio de hipotermia difícilmente encaja en mi definición de estar bien. Deberías aprovechar a descansar ahora que tienes la oportunidad.

    -Empiezas a sonar como R2 -le advirtió Luke bromeando. -Hay demasiadas cosas por hacer.

    -Y por supuesto el comandante Skywalker no puede permitirse una noche de sueño decente -dijo Han, no del todo burlón.

    -Ya te dije que estoy bien -protestó Luke, mirándolo por primera vez. Su ceño se frunció. -¿Por qué no me dices lo que en verdad te molesta?

    El rostro del coreliano se oscureció.

    -Te he dicho que no me gusta cuando haces eso -dijo apuntándole con el dedo.

    Hubo un breve silencio entre los dos.

    -Te vas -dijo Luke finalmente. No era una pregunta.

    Han se removió inquieto.

    -Si no le pago a Jabba... -empezó molesto, sin mirarlo. ¿Por qué demonios sentía que necesitaba justificarse? Él jamás había prometido nada...

    -Entiendo.

    Han se volvió a mirarlo, esperando encontrar enojo o acusación, pero sólo había tristeza. De alguna forma eso hizo las cosas peores para él. Enojo y acusación era algo que podía manejar.

    -¿Cuándo?

    -En seguida. Tan pronto como Chewie tenga los elevadores funcionando.

    Luke no pudo evitar una sonrisa.

    -Te tendremos un buen tiempo por aquí, entonces.

    -Hey -le advirtió Han ofendido, pero antes de que pudiera contestar algo, la puerta se abrió a sus espaldas y el rostro de Luke se iluminó.

    -¡Ben! -exclamó, sorprendido y feliz.

    Han observó al recién llegado, pero ni aun la sorpresa pudo anular la sensación de incomodidad que siempre sentía en presencia del Jedi. Y si bien era incapaz de definir exactamente que era lo que lo molestaba, no por eso dejaba de incomodarlo.

    -General -saludó con un leve cabeceo.

    -Capitán Solo -respondió Kenobi a su vez.

    -¿Cuándo llegaste? -preguntó Luke, totalmente ajeno a la extraña tensión que había entre los dos hombres. -Creí que el Alto Mando te mantendría ocupado un tiempo más.

    -También yo, pero algo surgió -Kenobi vaciló y Han lo tomó como su señal para retirarse.

    -Será mejor que le dé una mano a Chewie con esos elevadores. Nos vemos después -dijo encaminándose a la salida.

    -No se te ocurra irte sin despedirte -le gritó Luke.

    -Seguro -dijo con un gesto vago, y la puerta se cerró tras él.
  16. ayden Jedi Padawan

    Member Since:
    Aug 28, 2003
    El último por hoy :)
    **************************************************

    Luke miró pensativo la puerta cerrada, antes de que la voz de Ben lo trajera de vuelta a la realidad.

    -Supe lo que sucedió. ¿Te sientes bien?

    El joven levantó los ojos al cielo con impaciencia, y luego le contó sobre el ataque del wampa y el meteorito.

    -¿Algo artificial, dices? ¿Una sonda?

    -No lo sé, no pude acercarme lo suficiente. Quise hacerlo, pero con la tauntaun herida...

    -No te preocupes. Hiciste lo que podías. Rieekan puso la base en alerta y envió varias patrullas a rastrillar la zona. Sea lo que sea, no lo tomará desprevenido - el joven permanecía cabizbajo, y Obi-Wan sintió que debía agregar: -No puedes hacer todo, a veces la Fuerza tiene sus propios caminos -dijo tratando de ignorar la pequeña voz interior que le decía que sería muy bueno que pusiera en práctica lo que predicaba.

    Hizo una breve pausa, estudiando el joven rostro frente a él.

    -Lo que nos lleva a lo que quería hablar contigo. Debes ir a Dagobah. Allí encontrarás a Yoda, el Maestro Jedi con el que yo aprendí. -No era totalmente cierto, pero tampoco una mentira. Obi-Wan esperaba que ayudara a vencer la reticencia que ya veía aflorando en su joven aprendiz. -Él completará tu entrenamiento -asintió.

    -No quiero otro maestro -protestó Luke, sintiéndose rechazado, un sentimiento conocido para Obi-Wan. ¿Por qué entonces le hizo pensar en Anakin? -He aprendido mucho contigo, Ben, yo...

    -Tampoco yo quiero enviarte lejos, Luke, debes creerme. Pero ya estás listo para un nuevo nivel de aprendizaje y Yoda puede ayudarte mejor que yo.- Además, nos estamos quedando sin tiempo, agregó para sus adentros, observando a Luke luchando con encontradas emociones.

    -Pero... -meneó la cabeza, aturdido, - no puedo irme y dejar la Alianza. Me necesitan...

    -¿Realmente crees que la Alianza no podría seguir sin ti? -le reprochó enarcando las cejas, como un extraño eco de las palabras de Han. -No eres imprescindible, Luke.

    El joven se tensó visiblemente y sus mejillas enrojecieron. Obi-Wan dejó escapar un suspiro cansado. Sus palabras habían sonado más ásperas de lo que había deseado. Continuó con más suavidad.

    -Luke, hay varios pilotos y oficiales que pueden ocupar tu lugar aquí. Pero tú y solamente tú puedes ir a Dagobah y completar tu entrenamiento como Jedi.

    Luke se relajó levemente.

    -Pero Leia... no puedo dejarla sola... No ahora que Han también se va...

    -Leia estará bien. Es más fuerte de lo que crees y yo mantendré un ojo en ella. Y no hay más peros, Luke, y lo sabes.

    Luke alzó sus ojos turbados, lejos aun de reconciliarse con la idea, pero asintió.
  17. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Interesante cuando sigue? Me quede pasmada leyendo tu historia. La cara de Luke me dejo pensando. me gusto el estilo de suspenso. :)


    Ojala que yo tambien pueda continuar, pero estoy teniendo problemas de escribir. No me viene nada, a la cabeza. perdoname ARIEL :( Ya vere pronto como me pongo las pilas para seguir. Prometido.
  18. ARIEL_ANTILLES Jedi Knight

    Member Since:
    May 15, 2003
    star 1
    No hay nada que perdonar... Mi paciencia es ilimitada :p
    Claro que siempre ando atenta por estos rumbos a ver que pasa
    Saludos
  19. Salem_Patty Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 30, 2003
    star 1
    Por fin pude volver a escribir. :) Gracias ARIEL [face_blush]

    Esta parte sera cortica, pero ya posteo la segunda parte en tres dias.



    Un humo humeante que proveniente de otra noche salvaje de cacería comenzaba a apagarse lentamente impregnando muy rápidamente los vestidos y los cabellos de los residentes del campamento. Para algunos el olor del humo mezclado con el sudor de sus cansados cuerpos de batallar cada día por sobrevivir en un campamento que no era su hogar doblegaba mas sus almas con dolor y desesperación.

    A pesar de que la vida se había convertido en una completo camino de lucha. Aurora seguía tratando de darles ánimos a los más jóvenes del grupo. A veces la joven quería tan solo salir corriendo del lugar cuando veía como los más jóvenes los cuales eran tan solo unos niños eran entrenados ante las más severas condiciones. Aurora estaba tan sumida en sus propios pensamientos que no vio uno de los guerreros acercase hacia ella y con un fuerte jirón de sus cabellos la joven fue a parar el piso mientras el guerrero se mofaba viéndola doblegarse de dolor en el piso.

    Los caballos están sedientos ordeno el guerrero con dureza.

    La joven levantándose rápidamente se inclino y sin mirar al guerrero a los ojos se dirigió a llenar un platón con agua.

    Ojala que Ben este en buenas manos pensó la joven mientras llenaba el contenido con agua. Ese era el único consuelo que la llenaba de alegría Que Ben hubiera corrido mejor suerte que todos. Aurora siempre se lo imaginaba rescatado por los pobladores de otra aldea y talvez viviendo en un verdadero hogar. La joven suspiro y se apresuro a terminar su trabajo. Este seria otro día de valor y humildad.
Thread Status:
Not open for further replies.