Spain FF Spain D6: "Space Riders": partida de rol online

Discussion in 'Europe Discussion' started by JoinTheSchwarz, Nov 3, 2012.

Thread Status:
Not open for further replies.
  1. Ran-Lian Jedi Knight

    Member Since:
    Jan 30, 2011
    star 4
    Vorian despierta a Jaan con un beso en la nariz. "Me tengo que ir ya. Mi camino hasta este momento ha sido difícil. Mis últimas experiencias me han demostrado que no tengo claro quién quiero llegar a ser. Pero sí sé quien soy ahora. Soy Vorian, el chico de los ideales inocentes, de la sonrisa encantadora, miembro de la banda de los Wind Raiders y tripulante de la Hyperion, la nave del grupo de individuos que más quiero: los Space Riders" Vorian sonríe una última vez "Te quiero Jaan, cuándo acabe con la oscuridad en mi interior, volveré para estar contigo." Se sonroja y la besa.
  2. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Jaan responde a su beso y le dice:

    "Hay algo que tengo decirte..."

    Le abraza y apoyando la cabeza en su hombro le dice:

    "Mi abuela puede sacar a mi padre de la cárcel, pero a cambio... a cambio quiere que ingrese en la Academia Imperial."

    Su abrazo se hace más estrecho:

    "La cadena perpétua de mi padre se puede quedar en menos de diez años, pero a cambio voy a tener que pagar ese precio. Le he dicho que sí. No soporto la idea de que mi padre siga en ese infierno. No quería que nadie más lo supiese aparte de ti. El año próximo ingresaré en la Academia Imperial de Prefsbelt IV. No sé cuanto tiempo estaré allí pero... cuando salga de allí te buscaré. Y si hay manera de comunicarme contigo, lo haré..."

    * * *

    Una misteriosa torre en un perdido planeta del Núcleo Profundo.

    Kura Milenko grita de nuevo cuando la cama de torturas a la que se encuentra encadenada lanza una nueva descarga eléctrica. Una voz educada dice con un deje de sarcasmo desde el pie de la cama:

    "Fue estúpido pensar que podías escapar de mí durante tanto tiempo. Deberías saber perfectamente que siempre encuentro a quien busco."

    Nueva descarga, Nuevo grito de dolor.

    "E intentar entrar en un edificio de Inteligencia Imperial fue aún más estúpido."

    Nueva descarga. Un hilillo de saliva cae de la comisura de Milenko, que intenta mantenerse consciente.

    "Ma-- ma--"

    "Pero yo no soy estúpido, Kura. Sé que has estado cazando Jedi. Y sé que las acusaciones contra ti no son más que fruto de la envidia."

    Nueva descarga. Kura curva la espalda, presa del mayor dolor que jamás ha sentido en su vida.

    "Así que... voy a ser clemente."

    Las ataduras de la mesa de repente se abren. El cuerpo de Milenko resbala hasta el suelo, donde queda acurrucado. La voz dice con autoridad:

    "¡Inquisidora Milenko, en pie!"

    Kura obedece a la voz sin rechistar, a pesar de que sus rodillas apenas pueden sostenerle. Una sonrisa feroz aparece en el rostro del pau'ano que tiene frente a ella.

    "Extiende tu mano."

    Milenko extiende su mano, y entiende lo que ocurre cuando el Gran Inquisidor coloca en ella un sable doble rotatorio, el arma standard de los Inquisidores Imperiales. El Gran Inquisidor se da la vuelta y abandona la celda mientras dice:

    "Bienvenida de vuelta. No vuelvas a decepcionarme."

    * * *

    Un oscuro cuarto con un aromático olor a narcótico. Las sacerdotisas que habitualmente lo ocupan han salido corriendo, sus pieles blancas de terror.

    Pues el Gran Maestro Hsien Hu, líder del Cártel de la Hidra, está enfadado, y cuando eso ocurre siempre muere alguien.

    Un hombre anciano, de más de un siglo de edad, de piel amarillenta y arrugada, vestido con una túnica negra y verde oscura, y en cuyo rostro brillan dos ojos con el amarillo del Lado Oscuro, se mesa sus largos y blancos bigotes, y dice:

    "La campaña en Ord Endebes ha sido un desastre. Endrin, al que yo consideraba casi un hijo, ha muerto, como lo han hecho Stavros y Tyberos, dos de sus discípulos. Únicamente Bryce ha vuelto para contar lo ocurrido y asumir las consecuencias."

    Frente a él, postrados de hinojos, se encuentran las Cabezas de la Hidra supervivientes. Colette, una mujer madura de labios oscuros, lanza una mirada furtiva al cyborg Haki, su amante y co-conspirador: ¿de verdad ha filtrado información para encargarse de eliminar a Endrin? La maniobra ha dado resultado, pero ahora Colette teme que Hsien Hu haya descubierto la verdad: que ambos traman hacerse con el control del Cártel.

    Hsien Hu, que años atrás era considerado uno de los Maestros Jedi más sabios y al que su antiguo patrón el Conde Dooku solía llamar sarcásticamente "El Vigesimoprimer Jedi Perdido", mira a sus lugartenientes: ninguno de ellos tiembla ni muestra el menor temor. Todos ellos merecen su posición. Las siguientes palabras surgen con un viperino sarcasmo:

    "Sé que muchos de vosotros esperábais que uno de vuestros alumnos ocupase el puesto de Endrin. Pero creo que es más justo que lo haga el último de sus alumnos supervivientes, para honrar su memoria..."

    Haki no puede creerlo: ¿Hsien Hu va a...? El Gran Maestro da dos palmadas y de las sombras sale una atractiva muchacha de pelo rubio y mirada fría, vestida con un ajustado traje blanco.

    "Os presento a Claudia Naes Kalinda, la nueva Octava Cabeza de la Hidra y Maestra de la Legión del Ocaso."

    Hsien Hu enseña una sonrisa de dientes ennegrecidos.

    "Espero que la tratéis con respeto."


    FINAL DE CAMPAÑA
    Last edited by JoinTheSchwarz, Sep 12, 2015
  3. Shadownheart Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 16, 2012
    star 3
    PS:
    Denith se encuentra sentado en su cama cambiando de mano a mano lo que pudo salvar de Maggie. Ya está acostumbrado a la realidad después de una batalla y lo aceptará como siempre, las vidas perdidas, lo que pudo haberse salvado... aunque siempre es difícil.
    Denith gruñe. Se acuerda de todo lo que ha perdido a lo largo de su vida, y de todo por lo que ha tenido que luchar. Sus pensamientos se centran en lo que ha perdido en su anterior línea temporal. (Denith se ríe por ese pensamiento tan irreal de ciencia ficción).
    Su familia y su hija... sabe que pudieron seguir adelantes, siempre lo supo en realidad. Sus experiencias le han enseñado que todo sigue adelante y los recuerdos de su familia que todo tiene un futuro, de una u otra manera. Igual que le ha pasado a él.
    Denith gruñe mientras se rasca la cabeza.
    "Las cosas que me toca hacer... en fin".
    Denith se levanta y se dirige a un panel lateral de la habitación. Al abrirlo se ven en las lejas superiores las piezas de la armadura de su último rival así como su arma. Un PDA con un los consejos de Lazareus y un par de anotaciones propias. Denith se agacha para abrir un cajón en la parte inferior en la que se encuentra su fiel blaster republicano, la insignia de la antigua república, el holo-cacharro que muestra a su hija y ahora el fotorreceptor. Tras recoger su antiguo blaster y el bordado republicano Denith se levanta mientras...
    "Quiero una copa..." sale de la habitación gritando: " V0, necesito que revises la estática de...!"
    Last edited by Shadownheart, Sep 12, 2015
  4. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    SPACE RIDERS: INTERLUDES

    (O: lo que ocurrió mientras no jugábamos)


    Capítulo 1: Unos meses tras la batalla de Ord Endebes (11 BBY)

    Tras la Batalla de Ord Endebes, las cosas parecían haber cambiado una vez más para la valerosa tripulación del Hyperion. Vorian Akra Auratus había abandonado una vez más el grupo, una vez más debido a su conexión con la Fuerza. En cuanto el Basilisk partió del desolado planeta, Jaan pidió a sus antiguos compañeros que la llevaran de vuelta a Nar Shaddaa, pero les explicó que no tenía especial prisa.

    "No sé exactamente qué hacer con mi vida, así que supongo que una semana reconectando con viejos amigos no me hará daño..."

    Tras partir de Jakku, Meggan insistió en llevar la Hyperion a un puerto seguro donde poder instalarle nuevas armas, idea a la que por supuesto no se opuso nadie: mirando a sus finanzas, Jad vio que deberían tener el suficiente dinero para hacerlo. A Denith no se le ocurrió sitio más seguro que Pharsys, así que allí se dirigieron. Al llegar al planeta, se dieron cuenta de que habían crecido numerosas huertas alrededor de la capital: aunque aún quedaban décadas antes de que Pharsys recuperase su esplendor, el verdor que vieron mientras aterrizaban les dio esperanzas. Tras una calurosa recepción y la reunión con los supervivientes de la corbeta que les ayudó en Ord Endebes, los habitantes del mundo les dejaron utilizar sus instalaciones sin ningún coste. Mientras Denith asistía a los científicos locales en recuperar más información del antiguo templo del lago, Meggan y Jad compraron e instalaron dos cañones blaster pesados Arakyd Tomral para sustituir a los perdidos durante la batalla. Meggan siguió el consejo de Doimo y no sólo cambió el código del transpondedor de la Hyperion, sino que instaló un tosco sistema de variación de transpondedores que le dio a la nave tres identidades alternas pertenecientes a tres cargueros del Sector Tantra. [Hyperion: la nave obtiene dos cañones láser pesados con un coste de 6000 créditos; la nave obtiene tres identidades alternas: Vagabundo Jubiloso, Dragón Carmesí y Noble Aurora]

    "Son nombres horribles, lo sé, pero es lo que hay: no queda más remedio que escoger nombres que ya estén en el sistema."

    Saliendo de Pharsys, Jaan decidió explicarles lo que había ocurrido cuando Koyi y ella abandonaron la tripulación. Tras contactar con antiguos amigos de su padre, descubrieron la identidad del hombre que había causado la captura de Hank Iridinar: un mafioso llamado Timon Raymond, el enemigo más viejo de Hank y al que todos habían dado por muerto décadas atrás. Jaan y Koyi rastrearon al mafioso y, cuando por fin Jaan se encontró frente a él, vio un hombre débil en una silla de ruedas. Jaan dudó, pero cuando el rencoroso mafioso le dijo que después iría a por su madre y hermanas, Jaan le disparó numerosas veces y mató. La muchacha parece torturada por la decisión que tomó, pero ha admitido que ha cruzado una línea de la que ya no puede volver.

    "Ahora entiendo por qué mi padre no quería que yo me involucrase. No era por miedo a que me hiciesen daño, sino por en lo que podría convertirme..."

    La Hyperion dejó a Jaan en Nar Shaddaa y, tras dirigirse junto a Rhett a darle a la viuda de Melan las terribles noticias, la nave volvió a su trabajo habitual: contrabando y mercancías, al menos para salir del paso. Durante este tiempo, Denith comenzó a interesarse por la idea de aprender a pilotar la nave, quizás recordando a su viejo amigo Jack Maul, quizás recordando lo complicado que fue el escape de Ord Endebes, y Jad estuvo de acuerdo en darle clases siempre que tuvieran algo de tiempo libre. [Denith: +1D a pilotar]

    Tras unos meses no muy espectaculares en los que realizaron algunos trabajos sin importancia (excepto por un transporte de chromium de Corelia a Bonadan que les reportó el bastante dinero para poner la nave al día) y por petición de Jad, la tripulación del Hyperion comenzó a realizar trabajos para Mesara el Hutt para ayudarle a reponerse de la catástrofe de Ord Endebes. El hutt se había instalado en un nuevo mundo, el selvático Bingul, donde había comenzado a constuir una fortaleza en el interior de un Venator derribado.

    "Os lo agradezco mucho, muchachos. Intentaré poder compensaros por lo que hicisteis en Ord Endebes."

    Tras pasar unos cuantos contrabandos simples delante de Aduanas Imperiales, el primer trabajo de nivel que les encargaó Mesara era nada menos un complejo golpe en el desolado planeta Afuus, durante el que iban trabajar con tres agentes independientes más: el irritante timador falleen Nyss Bajj, la siniestra francotiradora twi'lek Shada Ravenna y una valerosa pistolera duros llamada Tara Madak.

    "No es asunto fácil, pero podemos obtener más de un millón de créditos, Jad, y vosotros recibiréis una buena parte de este dinero."

    El golpe consistía en asaltar a la organización Sol Negro y robar todo el dinero de una instalación ilegal de clonación que el sindicato tenía en Afuus y que producía cuadrillas clónicas de trabajadores. El grupo se pasó casi un mes recopilando información y buscando un modo de entrar en la instalación, durante el que Jad tenía constantes desencuentros con Tara: ambos estaban en constante desacuerdo sobre la manera de enfocar el asunto: mientras que Jad favorecía un enfoque más calmado, Tara opinaba que lo mejor era entrar haciendo todo el ruido posible.

    "Escucha, Luk: una cosa es usar la cabeza y otra arrastrar los pies."

    Al final se decidieron por un enfoque híbrido y prepararon un plan al que Mesara le dio el visto bueno. Mientras un grupo (Denith, Ulik, Shada y Tara) penetraba a tiros en una parte distinta del complejo de clonación para desviar la atención de los soldados de Sol Negro, el otro (Jad, Meggan y Nyss) se encargaría de robar el dinero. El golpe pareció ir rodado pero, de repente, Nyss conectó un sistema de alarma y dejó a Jad y Meggan encerrados en el interior del edificio mientras escapaba con el dinero, a la vez que Shada aturdía a Ulik por la espalda y saltaba por una ventana.

    "Nada personal."

    Mientras Denith manenía a raya a los agentes de Sol Negro y arrastraba a Ulik a lugar seguro, Tara se abrió paso hasta el edificio donde se encontraban Jad y Meggan y logró rescatarles, haciéndole el puente a un deslizador y recogiendo a todo el grupo, logrando así escapar de manos de Sol Negro. Durante el sombrío viaje de vuelta a Bingul, Tara le hizo una terrible confesión a Jad: era consciente del plan de los otros dos e incluso había considerado unirse a ellos, pero durante el golpe había tenido un cambio de parecer.

    "Siempre hago estupideces así..."

    Aunque Jad decidió no explicarle al hutt la implicación de Tara en la traición, Mesara entró en cólera y puso una recompensa sobre las cabezas de Nyss y Shada. Poco antes de partir del planeta, Jad y Tara admitieron su (evidente para todo el mundo) atracción mútua y decidieron comenzar una relación esporádica. [Jad: +1D a una habilidad concreta por el apoyo y ánimo de superación que le da Tara, a elegir de la siguiente lista: Blasters, Esquivar, Atacar sin Armas, Artillería Naval, Reparar Armas]

    Y mientras tanto, Kyrost Fang había llevado a Vorian y Stavros a un gélido y deshabitado planeta del Borde Exterior cuya nombre ni siquiera les había dicho. Una vez allí, ambos comenzaron una dura serie de privaciones, sesiones de enseñanza filosófica, ejercicios espirituales y largas jornadas de meditación en la Fuerza para fortalecer su conexión y librarse del efecto del Lado Oscuro.

    "No va a ser fácil. El maestro Yoda solía decir que una vez que dejas que clave tus garras en ti, el Lado Oscuro domina tu destino para siempre. Yo no soy tan drástico, pero sigo opinando que es una tarea que requiere la más seria dedicación."

    El fin de año llegó, y tal y como Meggan dijo durante la breve fiesta que los cuatro tripulantes tuvieron en la cocina del Hyperion:

    "Es imposible que sea peor que el que acaba, ¿verdad?"
    Last edited by JoinTheSchwarz, Sep 13, 2015
  5. DarkSapiens Jedi Master

    Member Since:
    Oct 2, 2005
    star 4
    Subida de habilidades de Jad tras los 15 pips de la aventura y el +1D de ese primer año:

    Antes era:
    JAD LUK: Mercader Duro
    DES 2D+2, blasters 4D, esquivar 3D+2
    CON 2D+1, sistemas planetarios 3D+2, tácticas 3D+1, tecnología 3D
    MEC 4D+2, astronavegación 7D, pilotaje naval 7D, repulsores 5D
    PER 2D+1, buscar 3D, mando 3D+1, negociar 3D+1, Sigilo 3D, Timar 3D
    FOR 2D+1
    TEC 3D+2, reparación naval 5D
    Personaje 15 | Fuerza 1

    Ahora es:
    JAD LUK: Mercader Duro
    DES 2D+2, blasters 4D, esquivar 4D+2
    CON 2D+1, sistemas planetarios 3D+2, tácticas 3D+1, tecnología 3D
    MEC 4D+2, artillería naval 5D, astronavegación 7D, pilotaje naval 7D+1, repulsores 5D
    PER 2D+1, buscar 3D, mando 3D+1, negociar 3D+1, Sigilo 3D, Timar 3D+1
    FOR 2D+1
    TEC 3D+2, reparación naval 5D
    Personaje 1 | Fuerza 1
    Last edited by DarkSapiens, Sep 13, 2015
    JoinTheSchwarz likes this.
  6. Shadownheart Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 16, 2012
    star 3
    Denith toma un trago largo y luego comenta:
    "siempre ha sido así, nos preocuparemos cuando toque... como en Afuush!"
  7. DarkSapiens Jedi Master

    Member Since:
    Oct 2, 2005
    star 4
    Sonrío ligeramente ante los comentarios, mirando mi vaso.
    "Bueno… no fue todo tan malo."
    Shadownheart likes this.
  8. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Capítulo 2: El año que vivimos peligrosamente (10 BBY)

    Y aún así, efectivamente las cosas van a peor, sólo dos semanas después de que Meggan haga su profética pregunta.

    Topsum Gulan, el planeta natal de Rhett Nafeel, anuncia públicamente la secesión del Imperio. En el Hyperion no podéis creer las noticias: ¿anunciar la secesión así como así? ¡Tampoco hace tanto tiempo de las Guerras Clon! Ulik sacude la cabeza:

    "Esto no va a acabar bien..."

    Aunque todos teméis una represalia imperial, aparentemente esta nunca llega a ocurrir: apenas un mes después, se anuncia que una catastrófica erupción de un supervolcán ha causado la muerte de miles de millones y ha dejado la atmósfera del planeta incapaz de sostener vida. Los escasos supervivientes de Topsum Gulan son únicamente aquellos que estaban fuera del planeta cuando el desastre ocurrió. El Gran Visir Mas Amedda anuncia por HoloNet News un acto de benevolencia del Emperador Palpatine: el Imperio va a ignorar la declaración de secesión del planeta y permitir que los topsumgulianos conserven su nacionalidad imperial. Los héroes intentan contactar con Rhett, pero este parece haber desaparecido; aún así, la gente de la Cantera les tranquiliza asegurándose que está vivo pero que no tiene muchas ganas de hablar con nadie. Esa noche, tomando copas en la cantina de la Cantera y cuando Jad muestra sus sospechas sobre la catástrofe de Topsum Gulan tan pronto tras su sedición, Lazareus les explica lo que piensa del Imperio.

    "Ninguno de los que llevamos tiempo en el negocio éramos muy amigos de la República pero... ¿qué le podíamos echar en cara? ¿Que era poco efectiva? ¿Que muchos abusaban de sus medios para alcanzar sus pocos fines? A mí siempre me resultó simplemente aburrida. Pero este... este Imperio... esto es diferente. Esto es maldad deliberada. Jamás había creído en el mal, amigos, pero la historia me ha mostrado mi error."

    Aún así, la vida sigue, aunque una nueva sombra pesa sobre vosotros. ¿Es posible que el Imperio haya sido responsable de Topsum Gulan? Aunque recordáis lo que hicieron en Ord Endebes... ciertamente una masacre así os resulta casi impensable.

    Meses después, la Hyperion consigue una serie de trabajos para una naviera en el Sector Atrivis, donde por suerte Tara también se encuentra realizando una serie de trabajos de asesoría de seguridad para una empresa de Fest, así que pasáis un par de meses por la zona, tomándoos la cosa con calma.

    Descansando tras un envío en el planeta Enwyn y mientras Meggan y Ulik realizan el mantenimiento mensual y Jad disfruta de una tranquila cita con Tara, Denith decide seguir su vieja tradición de pasear por el mercado y buscar algo interesante que poder colocar en su cuarto. El planeta le resulta agradable, lleno de vida y color, y el mercado local está lleno de extraños cachivaches y de numerosas marcas de cerveza locales. De repente, mientras está absorto mirando un aparatito con esferas que cambian de color al tocarlas, alguien choca contra él y cae al suelo: es una bella mujer de piel tostada y cabellos oscuros, que le mira desde abajo con ojos suplicantes. Pronto Denith comprueba por qué: la mujer escapa de las fuerzas de la guarnición imperial. Sin pensárselo dos veces, Denith ayuda a la mujer a levantarse y ambos escapan de las fuerzas imperiales.

    "Te juro que no he hecho nada."

    Denith la cree. No sabe por qué, pero la cree. Hay algo extrañamente noble en la mujer. Escapando a través de los tejados primero y de las alcantarillas después, la mujer le dice que el droide vigía que iba con los stormtroopers ha tenido que capturar su cara, así que van a tener que esconderse en las zonas rurales del planeta. Denith intenta comunicar con sus compañeros, pero descubre que ha perdido el comlink durante la persecución. Maldita sea. Confiando en que le encuentren de cualquier modo, Denith y la mujer(que se presenta como Josie) se dirigen a la bucólica zona rural del planeta. Y mientras tanto, Jad y Tara, viendo la cara de Denith en las pantallas de seguridad del planeta, comienzan a batir la ciudad en busca de su amigo.

    "No se le puede dejar solo ni un minuto..."

    Denith y Josie permanecen ocultos en una casa abandonada junto a una catarata durante días, tiempo durante el que surge el amor. Denith, aún recordando a su mujer, duda sobre si dar el paso, pero cuando descubre que la mujer también se sienre atraída por él, decide no engañarse a sí mismo. Tras varios días en los que casi olvidan que están siendo perseguidos, la mujer confiesa que su nombre es Josie Enwyn y que nada menos que la princesa del planeta, casada en contra de su voluntad con un noble local por orden del gobernador imperial. Por eso huía. Aunque el noble con el que está casada es amable y vive una vida completamente apartada, Josie no le ama y sabe que la boda es únicamente una manera de mantener a las familias nobles del Sector Atrivis contentas. Y ahora que ha conocido a Denith...

    Mientras Denith duerme, Josie le manda un mensaje a su padre: acepta volver a la corte siempre y cuando Denith y la tripulación del Hyperion tengan permiso para abandonar el planeta sin miedo a represalias. Cuando Denith despierta, Josie le explica que su padre le dice que si no vuelve a la corte, es muy posible que haya un golpe de estado. Aún así, Josie no está dispuesta a negar lo que ahora siente por Denith: ¿está él dispuesto a continuar, aunque tengan que seguirse viendo clandestinamente? Denith no duda en decir que sí.

    El cyborg abandona la casa antes que las fuerzas reales lleguen a buscar a Josie y usa el comlink que le ha dado la princesa para llamar a sus amigos, que escuchan sorprendidos la historia. Ulik sugiere que quizás sea buena idea no permanecer más tiempo en el Sector Atrivis.

    "No creo que sea buena idea atraer la ira de todos los nobles del sector."

    Semanas tras la aventura en Enwyn, Jaan Iridinar contacta con la tripulación del Hyperion antes de partir a la Academia Imperial, diciéndoles que ha visitado a su padre para decírselo en persona y que se ha enfadado mucho.

    "Le he dicho que simplemente quiero una educación, y él me ha llamado.... bueno, cosas que no creo que olvide nunca."

    Jaan no cree que se vaya a convertir en parte del engranaje del Imperio ni nada parecido, pero su padre no está nada de acuerdo. Parece que la relación entre padre e hija ha sufrido un duro golpe, pero Jaan está optimista ante su nueva vida. Aún así, los miembros de la tripulación quedan con la impresión de que la muchacha les oculta algo sobre la razón que le impulsa a ir a la Academia.

    Continuando sus envíos por toda la galaxia, unos meses después Meggan comienza una relación no muy seria con Jeela Korra, una bella mirialana a la que conoce en el astropuerto de Per Lupelo. Aunque no van muy en serio, Meggan parece en general estar bastante más alegre y se divierte mucho llamando a Denith con el nuevo mote que le ha puesto: "príncipe consorte".

    A finales de año, la tripulación de la Hyperion realiza un nuevo trabajo para ayudar a Mesara: esta vez se trata de pasarle una carga de especia que en realidad es un explosivo plástico sintético al Clan Djuradiic, el que han descubierto que contrató al Cartel de la Hidra para que atacase Ord Endebes. La Hyperion consigue pasar la carga haciéndose pasar por mercantes independientes y pronto todos los silos de especia del Djuradiic vuelan por los aires. La operación es todo un éxito, y Mesara recupera de nuevo el respeto de las familias hutt. [Tripulación: obtenéis 5000 créditos de recompensa]

    Y Vorian... Vorian vive el año más aburrido (y frío) de su vida. Aunque tiene que reconocer que cada vez se siente más sereno y que está comenzando a recuperar parte de su antiguo aplomo. También su amistad con Stavros está reestableciéndose: este le ha explicado cómo las fuerzas del Cártel les buscaron específicamente a Claudia y a él. Ahora cree que era por su sensibilidad a la Fuerza. Vorian no puede evitar pensar que es una suerte que la Maestra Formae apareciese en su vida antes de eso. [Vorian: el total de Puntos del Lado Oscuro se reduce a 1]

    Aunque este es el año en el que Topsum Gulan dejó de existir, las cosas no os han ido demasiado mal...
    Last edited by JoinTheSchwarz, Sep 14, 2015
    Ran-Lian likes this.
  9. Ran-Lian Jedi Knight

    Member Since:
    Jan 30, 2011
    star 4
    Durante una de las heladas noches, Vorian no puede conciliar el sueño. Está tremendamente aburrido y susurra para sí mismo "Mataría por poder tomarle el pelo a alguien que no fuera Stavros..."

    Stavros, que tampoco estaba dormido, le contesta: " Pues te acabas de quedar sin poder tomarme el pelo durante un més..."

    Vorian se levanta rápidamente y suplica: "Perdón, perdón, perdón..."

    Después, Stavros y él se ríen durante un par de minutos hasta que se quedan dormidos...
    JoinTheSchwarz likes this.
  10. DarkSapiens Jedi Master

    Member Since:
    Oct 2, 2005
    star 4
    A pesar de lo que dice Lazareus, la visión que tengo de la República está teñida de lo que vi en las Guerras Clon. Tal vez fuese la República llevada a su extremo ante las atrocidades que cometía la CSI… o tal vez fuese lo que luego sería el Imperio empezando ya a asomar la cabeza. El caso es que ante la catástrofe de Topsum Gulan no puedo dejar de pensar en la hazaña que me hizo famoso durante la guerra, cuando detuve un bombardeo planetario desde la órbita a manos de un Acclamator. Teniendo en cuenta la mayor potencia de fuego de los Destructores Estelares actuales y cómo se cobraron la vida de Melan de un sólo disparo, tal vez unos cuantos abriendo fuego contra la superficie de un planeta podrían dar resultados catastróficos, y sin supervivientes que hicieran de testigos sería fácil ocultarlo…

    Habría que hacer cálculos, y buscar registros geológicos de Topsum Gulan anteriores al desastre para saber si la erupción de un supervolcán así era posible en ese planeta. O tal vez sí que lo fuera y el Imperio lo tuviese más fácil bombardeando ese punto hasta liberar la erupción deseada. Pero la coincidencia temporal era demasiado grande… Y uno esperaría que ante una supererupción la atmósfera de un planeta entero tardase al menos unos días en volverse tóxica, dando muchas más oportunidades de evacuar el planeta y sobrevivir para confirmar lo ocurrido, ¿no…?
    Last edited by DarkSapiens, Sep 14, 2015
    JoinTheSchwarz likes this.
  11. Shadownheart Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 16, 2012
    star 3
    Denith murmura entre dientes en la cabina de como sus compañeros se pueden burlar así... aunque luego recuerda "algo divertido" y se le pasa.

    Al poco da un respingo y se dirige rápidamente a su camarote. Había quedado en enviar un mensaje a su "princesa" y si se retrasaba...
  12. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Capítulo 3: Por fin, un año tranquilo (9 BBY)

    El siguiente año lo pasáis bastante ocupado, aunque no os ocurren cosas demasiado excitantes. Después de lo que ha vivido la Hyperion desde que la comprásteis en Metellos, seguramente tampoco os quejéis mucho...

    A mitad de año, la tripulación de la Hyperion realiza un nuevo trabajo para Mesara, llevando a un verpine slicer a un mundo tropical llamado Gorynich IV para que robe de una boya hiperespacial información de rutas hiperespaciales secretas del Sindicato Jorocro, un grupo criminal rival de los clanes hutt. Durante la operación, Meggan descubre en la luna del planeta los restos de una antigua nave estrellada, según Jad de por lo menos 200 años antes de las Guerras Clon. Tras realizar AEV para echarle un buen vistazo a los restos, Meggan y Jad encuentran en la parte inferior del vehículo un scoop en sorprendente buen estado que junto a otras piezas interesantes lleváis a vuestra nave. Poco después, durante una breve parada en Gall IV, Meggan instala el scoop en la Hyperion, permitiendo que esta pueda recargar sus células de energía extrayendo materiales de la atmósfera de prácticamente cualquier atmósfera planetaria y podáis por fin olvidaros de pagar costes de combustible nunca más. Aunque el voluminoso aparato reduce la capacidad de carga de la nave en 15 Tm, Meggan considera que vale la pena si tenéis en cuenta que últimamente casi todo el dinero lo ganáis gracias a lo que lleváis en la bodega secreta, que quizás deberíais considerar ampliar. [Hyperion: la nave obtiene un scoop ambiental; Tripulación: la tripulación obtiene material que logra vender por 5000 créditos]

    "Qué bien, nunca más tener que regatear por biomoléculas."

    Meses después, cuando la Hyperion lleva un contrabando de píldoras letales (nada que ver con los palos de la muerte) hasta Darlyn Boda, el puerto sombra más importante del Sector Anoat, son sorprendidos por un grupo de más de viente niktos que les roba el cargamento a punta de rifle. Comprendiendo que necesitan más potencia de fuego, Tara Madak se une a la tripulación del Hyperion como parte del "equipo de desembarco". [Hyperion: Tara Madak se une a la tripulación]

    "Un rifle más os vendrá bien, pero no os acostumbréis: esto es una ayuda temporal hasta que se os ocurra algo."

    Durante unos meses la vida dentro de la Hyperion es bastante tranquila: Denith pasa bastante tiempo visitando a escondidas a su princesa, Ulik se vuelve muy devoto de estudiar armas antiguas y pasa su tiempo libre trabajando en un antiguo rifle blaster [Ulik: +1 Reparar Armas], Jad y Tara ven cómo convivir está haciendo que su relación se afiance, y tras darse cuenta de que no soporta la larga distancia Meggan pone fin a su relación con Jeela pero por suerte ambas logran seguir siendo buenas amigas.

    "La verdad es que había dejado de tener sentido hace tiempo, pero no me quejo. Ha sido una de las relaciones más sanas que he tenido en mi vida..."

    La mirialana, que ahora es un cargo intermedio en el astropuerto central de Per Lupelo, encuentra trabajos para la Hyperion de manera frecuente y gracias a ella podéis vivir con bastante tranquilidad hasta el final del año. Casi os podéis creer que la vida vaya a ser así de tranquila a partir de ahora, aunque la noción de que el Imperio ha dejado de ser simple parte del escenario y se ha convertido en un actor maligno nunca está muy lejos de vuestra mente.

    Y mientras, en la otra esquina de la galaxia, Kyrost Fang da por terminada la contricción de Vorian y Stavros.

    "Os puedo llevar donde queráis, sin problemas. Pero dudo que me volváis a ver. De hecho, espero que no me volváis a ver..."

    Kyrost les explica que Puñales va a tener que desaparecer, pero que tiene intención de volver con otro nombre, otra historia, quizás incluso otra especie. Por qué no. Pero lo hará dentro de un tiempo y seguramente en el lugar que menos gente le espere. Tras pegarle fuego a la acogedora cabaña que ha sido vuestra casa durante los dos últimos años y una vez que habéis subido a la Basilisk, Kyrost os dice:

    "Ahora estáis más seguros que antes, pero seguís llevando vuestros demonios dentro. Recordad que el Lado Oscuro sigue acechando y que todos nosotros luchamos en su contra cada segundo que seguimos con vida."

    Stavros sabe perfectamente dónde quiere ir: su intención es volver a Korine y descubrir qué ha pasado con el resto de los Wind Raiders desde que los tres cabecillas se fueron. La idea seguramente no le disguste a Vorian, pero es dudoso que su sueño de convertirse en Jedi haya desaparecido por completo. La idea de construir su propio sable de luz no se le va de la cabeza pero, ¿por dónde empezar? [Vorian: +1D Voluntad; aprendido poder Fuerza de Voluntad; el total de Puntos de Lado Oscuro se reduce a cero]
    DarkSapiens and Shadownheart like this.
  13. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Capítulo 4: Un año de ira y fuego (8 BBY)

    Las cosas vuelven a ponerse movidas apenas tres meses tras el inicio del nuevo año. Mesara contacta con Jad y le ofrece a la tripulación del Hyperion un nuevo trabajo: se trata de llevar un enorme envío de la droga carsunum a Kombilis, un gélido planeta del Espacio Salvaje de bajo nivel tecnológico.

    "En Kombilis no usan el carsunum como lo hacen en la galaxia civilizada. Para ellos es una especie de droga ritual que utilizan para convencer a sus fieles de que su deidad existe, y los sacerdotes del templo principal están dispuestos a intercambiarla por un cargamento de cristales nova, rarísimos de encontrar ni siquiera en el Borde Exterior."

    Tras deliberar un par de días, Jad, Denith, Meggan, Ulik y Tara aceptan. Cuando se dan cuenta de que la cantidad es demasiado grande como para llevarla en sus compartimentos ocultos, deciden que necesitan más gente para el viaje y se deciden a buscar a alguien en quien pueden confiar: Rhett Nafeel.

    Tras preguntar a amigos comunes, la Hyperion finalmente encuentra a Rhett en la ciudad flotante de Taloraan, donde este les presenta a su novia, una ruda zabrak llamada Voki Basoo que se ha convertido en la artillera del Tambor Roto. En cuanto le explican el trabajo, Rhett se apunta: lleva un par de años sin hacer nada aparte de vagabundear junto a Voki buscando problemas, y conseguir algo de dinero no le importaría. Cuando le dicen que sienten lo ocurrido en Topsum Gulan, Rhett es claro:

    "No fue un accidente. Mi padre era geólogo, y el único supervolcán del planeta habría devastado varios miles de kilómetros cuadrados, pero no extreminado toda la vida del planeta. ¿Habéis oído hablar de Base Delta Cero?"

    Ninguno de los miembros de la Hyperion ha oído el término. Rhett intenta contener la furia, pero es incapaz de hacerlo:

    "Era una especie de leyenda urbana en la Academia Imperial. Se decía que venía del libro de códigos de la flota. Y que recibir un Base Delta Cero del Mando del Sector implicaba bombardear una posición planetaria hasta exterminar todo rastro de vida en ella. Siempre pensé que era otra historia para novatos, pero..."

    Jad asiente, muy a su pesar. En sus últimos días con la Confederación, cuando había servido bajo el General Grievous, una de las leyendas alrededor del horrible cyborg decía que este había bombardeado Humbarine, un importante mundo de la República, hasta llegar a quebrar la corteza del planeta. Jad, a pesar de que presenció bastantes atrocidades por parte de Grievous, nunca había creído ese tipo de historias, pero ahora... Denith es más sombrío: bombardeos planetarios de ese tipo no eran desconocidos durante las Guerras Sith. Rhett termina la conversación antes de enfadarse demasiado, pero les dice que poco después del fin de su mundo natal recibió un mensaje de su antiguo instructor diciéndole que dada la catástrofe el consejo de la Academia había decidido perdonar los cargos en su contra por los que fue expulsado e invitándole a volver.

    "Podéis imaginar cual fue mi respuesta..."

    El viaje a Kombilis es más complicado de lo que esperaban, y tanto Jad como Rhett comprueban sus datos de astrogración una y otra vez antes de dar el salto. Kombilis, desde órbita, parece un planeta donde nieva de manera casi constante, con numerosos bosques frondosos y cordilleras de gran elevación. La población del planeta, según los datos que les ha proporcionado Mesara, es humana en su totalidad y el nivel tecnológico es pre-industrial excepto por un astropuerto al que llegan naves procedentes de otros mundos del Espacio Salvaje que han causado que la tecnología blaster se haya diseminado por el mundo.

    En el planeta son recibidos con recelo, especialmente Jad, Tara y Voki. La desconfianza ante alienígenas es tal que las negociaciones con los sacerdotes las tienen que llevar a cabo Rhett y Denith.

    "Y yo que creía en el mito del buen salvaje..."

    Tras horas de negociación, los sacerdotes finalmente acceden a intercambiar el carsunum por una cantidad de cristales nova razonable que aparentemente podrán reunir en poco más de una semana, pero antes quieren sellar el trato con una cacería a las que están todos invitados. El alborozo inicial se convierte en horror cuando descubren que se trata de una cacería humana: aparentemente hay una cultura mayoritaria en el planeta que vive en los bosques y a la que los habitantes de las ciudades ni siquiera consideran humanos ya que no adoran al dios Revstor. El sumo sacerdote les dice distraídamente que incluso un puñado de los "hombres ganado" se han unido bajo la bandera de un cacique llamado Rogen Fagaz y están hablando de derrocar al sumo sacerdocio. Meggan logra inventarse una excusa razonable para que la tripulación pueda excusarse de la cacería, pero ahora se les presentan dilemas morales. ¿Pueden negociar con gente así? ¿Vale más fallarle a Mesara o darle a los sacerdotes una herramienta que les ayudará a seguir en el poder? Rhett es el que más enfadado está. Mientras habláis de todo esto en la sala común del Hyperion, Rhett le da un puñetazo a la mesa de dejarik educativo:

    "¿Qué diferencia hay entre esos sacerdotes y Palpatine y sus secuaces? El tamaño de la arena política que influyen, y punto. Mientras no haya alguien dispuesto a pararles los pies, seguirán haciendo lo mismo..."

    Rhett lo tiene claro: al infierno el negocio. Quiere contactar con Rogen Fagaz y ofrecerse a ayudarle a derrocar a sus tiranos. La discusión resultante es larga. Ulik piensa que no tienen derecho a entrometerse en asuntos locales e imponer sus valores sobre otros. Voki, con una sonrisa de oreja a oreja y mientras hace crujir sus nudillos, dice que le encanta la idea de hacerle papilla al sumo sacerdote su oronda cara. Meggan os sorprende cuando dice con cara muy seria que ella está con Rhett por completo, que no podéis permitir que estén matando a seres humanos por deporte. Y Tara ha visto mucho en este par de años como para que Rhett llegue a conmoverla: con un suspiro dice que está de acuerdo con el loco contrabandista. Tras decidir someterlo a votación, el resultado es claro: parece que vais a liderar una revolución.

    "Bueno, es algo que puedo afirmar con rotundidad que nunca he hecho antes..."

    Tras decirle a los sacerdotes que queréis explorar el planeta mientras ellos reúnen los cristales, os cuesta poco encontrar a la insurgencia. Tras vendaros los ojos y subiros a la grupa de unas enormes criaturas peludas, llegáis al campamento de los hombres de Rogen Fagaz, descubriendo que el "puñado de hombres ganado" es en realidad unos cuantos miles de personas, todos ellos dispuestos a morir por devolverle la libertad a Kombilis. Los "hombres ganado" tienen la piel más oscura que los humanos de las ciudades, y en su mejilla izquierda tatúan un hipnótico patrón geométrico naranja que parece ser distinto de indivíduo a indivíduo. El propio Fagaz, al que no podéis ver hasta dos días tras llegar al campamento, es un hombre barbudo de personalidad magnética y que está dipuesto a aceptar vuestra ayuda, pero antes quiere que paséis un tiempo con ellos para comprender exactamente por qué luchan.

    Y mientras tanto, dos de los hijos de Korine regresan a su mundo natal. Encapuchados e intentando pasar desapercibidos, Vorian y Stavros llegan a la capital del mundo, Munta, e intentan localizar a sus viejos amigos. Vorian ha estado de acuerdo en regresar a casa con Stavros, aunque su objetivo sigue siendo el mismo. Ahora quiere visitar las ruinas del antiguo Enclave Jedi, confiando en poder encontrar cualquier tipo de información, quizás con suerte una manera en la que Stavros y él puedan construir sus propios sables de luz, pero antes ayudará a Stavros en su misión. Su intento de encontrar a los Wind Raiders trae una sorpresa desagradable: el grupo se disolvió tras la partida, pero algunos de sus miembros se han reunido bajo el nombre de Dark Tornado y parecen haberse convertido en una banda criminal temida por toda la zona.

    "He oído lo que dicen de ellos. Es... terrible. Los conoces como yo, Vorian, son buena gente. Me pregunto quién les dirige ahora..."

    Sintiéndose responsables, Vorian y Stavros comienzan a buscar al resto de miembros del grupo original, comenzando por el que seguramente podría haber sido su sucesor: Bardo Tan Kirta. Cuando llegan a su casa descubren apenados que Bardo murió poco después de que ellos partieran, y se encuentran con Nela Tan Kirta, hermana menor de Bardo que era apenas una niña cuando Vorian la vio por última vez pero que se ha convertido en una bella muchacha de diecisiete años y en una motorista tan buena como su hermano. Nela quiere ayudar a la memoria de su hermano acabando con Dark Tornado, y se une a Vorian y Stavros. Vorian, no muy sorprendido, comprueba que Nela parece sentirse muy atraida por él... pero para su sorpresa él también la encuentra terriblemente atractiva. Intentando pensar en Jaan y dejar a Nela fuera de su mente, el trío comienzan a preparar su plan para salvar la memoria de los Wind Raiders.

    "He visto cómo te mira, Vorian. Ten cuidado..."

    Mientras tanto, en Kombilis, las semanas que la tripulación del Hyperion han pasado con los guerrilleros han resultado muy reveladoras. Comprendéis hasta que punto están dispuestos a dar sus vidas por asegurarle un futuro a sus hijos, y Rhett articula vuestros pensamientos cuando murmura pensativo que qué sería necesario para que toda la galaxia llegase a un punto de ruptura similar respecto al Imperio. Meggan es la que más impactada parece por la cultura del lugar y os muestra un lado desconocido cuando comienza a pasar tiempo adiestrando a los niños del poblado, sorprendiéndoos una mañana cuando veis que durante la noche pasada le han tatuado un bello patrón geométrico naranja en la cara, marcándola como una de la gente del bosque.

    "No os riais. Es todo un honor."

    El ataque a la capital llega tras días de dura preparación, y aunque para muchos es simplemente volver a vuestra vieja conocida la guerra, estáis igual de preocupados que durante vuestras guerras anteriores. Durante la batalla, Rhett lidera un grupo de jinetes que toman las calles de la ciudad mientras Jad se encarga de dirigir el asalto a la armería y Tara y Denith dirigen el ataque al propio palacio. Las lecciones de Tara le sirven bien a Jad, que logra llevar a sus hombres hasta la armería de la ciudad y armarlos con poderosos rifles blaster. Mientras en las calles se combate de casa a casa, Tara se abre paso a través de los soldados del palacio armada con un rifle en cada mano y un puñado de granadas, hasta que llega hasta el aterrorizado sumo sacerdote y antes de que este pueda decir ni una palabra le deja aturdido de dos disparos simultáneos.

    "¿Dónde está tu dios ahora?"

    La victoria ha sido completa, y Jad, Tara y Rhett se han convertido en héroes locales. Los miembros del sumo sacerdocio serán encerrados y juzgados por crímenes contra la humanidad, y un nuevo gobierno igualitario va a ser construído. Los ancianos deciden otorgarle a Tara el honor más grande del planeta: una armadura de combate de la antigua guardia de honor, que la duro decide aceptar con orgullo. No todo son buenas noticias: para sorpresa de Rhett, Voki parece haber encontrado a un nuevo amante, nada menos que el líder revolucionario Rogen Faraz, y decide quedarse junto a él en el planeta.

    "Ugh. Era todo demasiado bonito."

    Mientras, en Korine, Vorian, Stavros y Nela continúan intentando descubrir la localización de Dark Tornado, pero el nuevo miembro de la banda les deja muy claro que que no quiere ser encontrado. Una noche, Nela aparece desnuda en el cuarto que le ha dejado a Vorian en su casa familiar.

    "¿Puedo entrar?"

    Vorian, avergonzado, le explica que hay otra mujer en su vida, y una despechada Nela decide irse a dar una vuelta en moto para despejar su cabeza. Vorian se echa en la cama, intentando aclarar sus pensamientos, cuando una explosión en la calle hace que se levante. Stavros y él salen al exterior y descubren horrorizados que la moto de Nela ha explotado en pedazos, posiblemente por un artefacto explosivo.

    Y mientras, habiéndose separado de nuevo de Rhett, la Hyperion ha vuelto a su trabajo habitual. La revuelta de Kombilis les ha llenado de orgullo, pero saben que la galaxia sigue siendo un sitio oscuro. Unas semanas más tarde, la Princesa Josie decide llevar a cabo su peregrinación trianual al planeta acuático Ontvell, el mundo sagrado de la religión de Enwyn. Tras recibir un mensaje suyo, Denith logra sustituir al sacerdote que debería acompañarla en el viaje y ambos deciden considerar su viaje unas vacaciones. Durante el viaje, Denith conoce a KW-14, un irritante pero tremendamente fiel droide flotante cuya posesión gana cuando salva la vida de su anterior dueño al proporcionarle primeros auxilios cuando sufre un ataque cardiaco en un balneario y este, siguiendo la vieja costumbre heskatoniana, le regala su bien más preciado: el droide. [Denith: gana el droide KW-14]

    "Oh, Amo Rexnor. Lo pasaremos genial juntos. Ugh."

    En Korine, Vorian y Stavros observan a Nela en el interior de un tanque bacta. Aparentemente, Stavros tiene amigos en el submundo del planeta, pero las heridas de Nela son catastróficas y sólo sustituyendo más del ochenta por ciento de su cuerpo por componentes cibórgicos podrían salvarlas.

    "Sabes que esto lo han hecho Dark Tornado, ¿verdad?"

    Vorian lo sabe.
    Last edited by JoinTheSchwarz, Sep 19, 2015
    Ran-Lian and Shadownheart like this.
  14. Shadownheart Jedi Knight

    Member Since:
    Oct 16, 2012
    star 3
    Denith mira al KW-14 y le comenta: "¿Cómo quieres que te llame? ¿Kiwi?"
    DarkSapiens likes this.
  15. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Capítulo 5: Un año trágico (7 BBY)

    Vorian se encuentra en el centro de unas ruinas azotadas por el viento en la zona ecuatorial de Korine: las ruinas del Enclave Jedi de Korine, donde para él comenzó todo. Stavros y él se han refugiado aquí, inicialmente buscando una manera de alejarse de la capital antes de que más de sus amigos paguen el mismo precio que pasó Nela, que ya lleva tres meses en un tanque de recuperación en un hospital clandestino. Vorian está decepcionado: ha estado buscando alguna pista que le lleve a encontrar una manera de construir su propio sable de luz, pero no ha encontrado nada. No ha sido su única decepción. Cuando le comunicó a Stavros sus intenciones de lograr sables para ambos, este agitó la cabeza mientras echaba otro leño a la hoguera del campamento:

    "Yo no quiero tener nada que ver con eso. Para ti es posible que un sable represente algún ideal Jedi, pero para mí los ideales Jedi no significan nada. El sable sólo me recordaría al Cártel de la Hidra. Prefiero tener mi pistola a mi lado..."

    Al otro lado de la galaxia, muchas noticias terribles llegan a la Hyperion en menos de un mes.

    Hep Viridux, el hermano de Jad, muere cuando su nave es derribada por agentes de aduanas cuando pasaba contrabando. Tras descubrir las noticias accidentalmente leyendo una newsnet, la Hyperion se dirige a Duro, y Jad y Tara asisten al funeral desde lejos, ya que muchos miembros de su familia jamás perdonaron su deserción a la Confederación... y algunos incluso le acusan del desastre que Grievous causó en el planeta, convencidos de que suyo fue el dedo que señaló el siguiente objetivo. Por suerte, Doimo le reconoce desde lejos y se encuentra con él en un bar de Ipsos City, donde ambos terminan una botella de brandy junto a Tara en honor a Hep. Doimo tiene más información:

    "Tu hermano llevaba un cargamento de drogas enorme que había cargado en Sleheyron y se dirigía a Atrivis. Dos fragatas aduaneras le dieron el alto sobre Fest, y tu hermano por lo visto entró en pánico y decidió salir volando. Ya sabes que el Neutron Slider de tu hermano no era precisamente la nave más capaz del espacio. La de veces que le dije que invirtiese algo de dinero en su nave en lugar de en ese negocio de reparaciones... No duró ni cinco minutos."

    La muerte de su hermano mayor causa un enorme dolor a Jad, que está taciturno durante semanas pero que logra salir aparte tanto con el apoyo de Tara como con el de sus amigos. De la tragedia Jad surge con la convicción que habría que hacer algo más activamente en vez de simplemente dedicarse a eludir a las autoridades. Unos días más tarde, Jad recibe un discreto ingreso de dinero de la viuda de Hep, posiblemente siguiendo instrucciones de su hermano. [Jad: herencia por valor de 9,000 créditos]

    No es la única tragedia que les sacude. Un día, cuando regresáis de cobrar un transporte de piensos compuestos, os encontráis a Meggan llorando en la cocina de la nave. Aparentemente el Imperio ha expropiado el principal astillero del planeta, dejando a su familia en la ruina y haciendo que ella perdiera el 10% de acciones que poseía en DracoDrive.

    "¿Quieres decir que... tenías el 10% de una compañía estelar y nunca nos lo dijiste? ¿Has sido millonaria todos estos años?"
    "Las cosas en Pendragos no funcionan así, Ulik. Mi hermana y yo teníamos ambos un porcentaje en la compañía de mis padres, sí, pero no hemos recibido jamás ni un crédito de la compañía. No hasta que no entrásemos a formar parte del consejo de administración, y yo no tenía ninguna intención. Pero ahora eso da igual..."

    Meggan decide volver a Pendragos para apoyar a su familia en estos duros momentos, y por supuesto decidís acompañarla. Sus padres, Antrew y Sareh Li, viven en una moderna mansión en uno de los barrios más ricos de la capital, pero parecen dispuestos a venderla. Ambos parecen buena gente y están más preocupados por los empleos que el Imperio va a eliminar en la ahora privatizada DracoDrive, que va a pasar a fabricar TIE Fighters en lugar de los esbeltos yates por los que era conocida hasta entonces. La hermana menor de Meggan, una adolescente llamada Nariah, parece la más afectada por el asunto, incapaz de comprender por qué su acomodada vida ha tenido que cambiar de ese modo. Meggan parece resuelta, dispuesta a ayudar a su familia a salir adelante:

    "Empezaremos desde cero. Papá, eres el mejor diseñador aeroespacial del sector... qué demonios, del Anillo Medio. Podemos salir adelante..."

    Así, con la ayuda de familiares y amigos, pronto nace Diseños Estelares Li. Aunque seguís viajando con la Hyperion durante ese tiempo, hacéis paradas habituales en Pendragod y Meggan está destinando todo el dinero que consigue a su familia. Unos cinco meses después, os dais cuenta de que algo más ha pasado: Meggan se ha enamorado. El elegido es el apuesto Semuel Woo, un hombre quince años mayor que ella y de familia adinerada al que ha conocido mientras intentaba buscar financiación para la nave. Semuel parece ser una persona muy culta y un incurable romántico, siempre buscando realizar nobles acciones y siempre citando a oscuros filósofos. En cuanto Meggan y Semuel comienzan a salir juntos, él se une a la tripulación de la Hyperion, ya que es muy buen artillero.

    "Hey, si vais a añadir a todas vuestras parejas a la tripulación, ¿por qué no la chica del Amo Rexnor? Seguro que con una princesa a bordo me dejaría de dar collejas..."

    Semuel pronto se vuelve bastante cercano a Jad, que comparte muchas de sus ideas sobre la necesidad de cambiar las cosas, y durante los viajes hiperespaciales no es raro ver a ambos frente a una taza de caf hablando sobre la corrupción del Imperio mientras miran los hipnóticos patrones del hiperespacio.

    Poco después, Denith recibe un inesperado mensaje de Tyron Holst, el agente de Inteligencia Imperial de Pharsys. Aparentemente para celebrar el renacimiento del planeta los miembros del Consejo han decidido resucitar el título de barón que le fue otorgado al líder del planeta tras las Guerras Sith, y el Consejo cree que sería un honor si Denith estuviese para la coronación de este barón y formase parte de la ceremonia. Aunque Denith duda un poco, pronto sus amigos le convencen de que es buena idea y para allá se dirige la nave.

    La primera sorpresa es que el barón es baronesa, Kalyn Van Elgrin, una escultural mujer de sedosa melena negra. La segunda es que el proceso de coronación durará más de un mes, durante los que tanto Denith como su "séquito" serán agasajados y tratados como auténticos héroes. Aunque os da apuro aceptar estos agasajos de un planeta tan devastado como Pharsys, pronto comprendéis la importancia que el regreso de las antiguas costumbres tiene para la psique de la población del planeta, y decidís aceptáis. En cuanto a Denith, se pega varias semanas realizando extraños rituales que no entiende y que le aburren increíblemente, y pronto comienza a sospechar que la Baronesa Van Elgrin se siente atraída por él.

    "¡No lo haga, Amo Rexnor! ¡No puede bajar de princesa a baronesa! ¡Tiene usted un status social que mantener!"

    Cuando por fin llega el día de la fastuosa coronación, Denith se sorprende cuando durante la ceremonia le ponen un traje blanco brillante y le entregan una extraña vara dorada. Cuando los miembros del Consejo le dicen a la congregación lo que ha ocurrido, Denith comprende (no sin cierto horror) lo que pasa: todos estos días han sido parte del proceso mediante el que ha sido convertido en el nuevo Supremo Sacerdote de Pharsys.

    "Bueno, Denith, espero que no quieras ahora que te confesemos nuestros pecados..."

    Aunque posiblemente irritado por haber sido prácticamente engañado, Denith se alivia cuando descubre que realmente no tiene ninguna responsabilidad religiosa, pero la Baronesa Van Elgrin le recuerda con una sonrisa hambrienta que aún así tiene que acompañarla en su tour por los Mundos del Núcleo. Denith, no viendo ninguna salida honrosa, se resigna y pronto parte en la nave de esta mientras la Hyperion realiza algunos trabajillos por la zona esperando a que vuelva su capitán. Durante el viaje, Denith tiene que aguantar decenas de ceremonias de presentación ante decenas de nobles de los Mundos del Núcleo (aunque reconoce que el palacio de la Reina Breha Organa de Alderaan es precioso) y no le queda ninguna duda de que Kalyn Van Elgrin va detrás de él. Aún así, Denith resiste pacientemente sus embites y se limita a disfrutar del viaje. [Denith: +1D Sistemas Planetarios]

    Durante el mes que dura el tour de Denith, Ulik compra un arma de fuego para colocar en el frente de la Hyperion, razonando que hay un vacío legal que les permitirá no tener que cambiar sus permisos. Meggan está de acuerdo con la idea y pronto instala el arma [Hyperion: la nave recibe una ametralladora frontal (Daño 4D, Control de Fuego 2D)]

    Hacia finales de año, poco después del regreso de Denith, Meggan y Semuel deciden partir en un viaje romántico en un crucero. Semanas más tarde, la tripulación de la Hyperion recibe un mensaje en el que Meggan y Semuel anuncian que han decidido volver a casa en Pendragos para comenzar una familia, y esta les deja un mensaje de despedida.

    "Han sido unos años fantásticos a vuestro lado. Os agradezco todo lo que me habéis dado. Espero que los hados causen que nuestros caminos vuelvan a cruzarse."

    Y mientras tanto, en Korine, tras haber reunido un numeroso grupo de seguidores entre aquellos que han sufrido a manos de Dark Tornado, Vorian y Stavros vuelven a la capital dispuestos a enfrentarse al monstruo en que los Wind Raiders se han convertido...
  16. JoinTheSchwarz JC Head Admin & Community Manager

    Administrator
    Member Since:
    Nov 21, 2002
    star 8
    Capítulo 6: El final del principio (6 BBY)

    La Baronesa Van Elgrin vuelve a entrar en la vida de Denith cuando solicita su ayuda de manera oficial: quiere que sea el instructor de su guarda personal. Aunque Denith no quiere tener nada que ver con ello, pronto comprende que la baronesa no va a aceptar un "no" por respuesta y que está dispuesta a anunciar públicamente su negativa si se produce. De nuevo resignados, la Hyperion vuelve a Pharsys, donde Denith pasa seis semanas entrenando a un grupo de jóvenes todo lo que sabe sobre armas y armaduras (y esquivando los embites de la baronesa). Para su sorpresa, la posición de instructor le resulta incluso agradable y entretenida. [Denith: +1D Mando]

    Pocos días después, Ulik recibe un sorprendente mensaje de alguien que ciertamente no esperaba: su antiguo capitán en la guardia del puerto de Utapau.

    "Cuando le dije que no quería saber nada más de la guardia tras la Orden 66, el capitán Mammon lo tomó casi como una ofensa personal. Creo que no entendía que yo estuve allí cuando los clones mataron al General Kenobi... y que la idea de que Utapau se rindiese al Imperio me resultaba abominable."

    Aparentemente, el capitán Mammon se retira del servicio, y siguiendo la tradición militar pau'ana está realizando regalos a aquellos de sus hombres a los que considera mejores, para sorpresa de Ulik. A Ulik le entrega algo "que le recuerda mucho a su constante testarudez" y que resulta ser una clave de acceso y unas coordenadas en algún punto del Anillo Exterior.

    Picados por la curiosidad, os dirigís a las coordenadas, donde descubrís en el interior de un campo de asteroides el regalo de Ulik: una anciana e inmensa nave factoría alienígena, del tamaño de un destructor imperial. Una vez dentro, descubrís que su funcionamiento es casi imposible ya que todo está escrito en un lenguaje ininteligible. La nave, de espartanos interiores industriales, está armada con un lentísimo hiperimpulsor pero posee poderosas defensas turboláser. Ulik decide llevarla a una localizacion remota en el Espacio Salvaje.

    "Podría servir de base para la Hyperion en el futuro, aunque antes tendríamos que adecentarla..."

    En Korine, el grupo de moteros que Vorian y Stavros han reunido -y que se hacen llamar New Wind Raiders- ha pasado meses rastreando y azotando a Dark Tornado, acabando con sus puntos de aprovisionamiento y evitando que consiguieran muchos de sus trabajos. La inevitable colisión entre ambos grupos se acerca. A los New Wind Raiders se une Nela, ahora convertida en una cyborg pero aún así poseída por una férrea determinación de salvar la memoria de su hermano. La lucha final entre ambos grupos sucede en los páramos del sur de Korine, donde ambas armadas de motos deslizadoras chocan. Las explosiones se suceden en mitad de la brutal tormenta, y finalmente Vorian y Stavros se enfrentan al misterioso líder de Dark Tornado, que resulta ser un inmenso besalisk llamado Hummortan. Vorian comprende que este es el lugar de Stavros y permite que este se enfrente a Hummortan y se limita a apoyarle. Tras un largo duelo en una zona rocosa, Stavros mata a Hummortan y ordena el final de todas las hostilidades.

    "¡Ha llegado el momento de sellar esta brecha! ¡Los que estéis con Hummortan, tenéis los páramos y una hora de ventaja! ¡Los que estéis conmigo, seréis bienvenidos a los Wind Raiders!"

    Dos días después, tras la celebración del renacimiento de los Wind Raiders, Vorian observa cómo Stavros ha logrado por fin superar su remordimiento por haber dejado a los suyos. Nela será su mano derecha, y los Wind Raiders serán mejores que nunca. Y ahora Vorian sabe que Korine ya no es su sitio. Si él pudiese también encontrar su lugar...

    Y entonces una bombilla se enciende en su cabecita.

    La tarjeta de Okaaru.

    Dirigiéndose a un datapad corriendo, Vorian introduce la tarjeta y comprueba que sólo hay una serie de números: unas coordenadas astronómicas. Algo le dice que allí está lo que busca.

    Al día siguiente se despide de Stavros, que le da un fuerte abrazo.

    "Me salvaste y recordaste quién soy, hermano. Prométeme una cosa: cuando encuentres lo que buscas, vuelve a por mí. Iremos a por Claudia, si es que sigue viva, y si no... si no tenemos muchas cabezas de hidra que cortar..."

    Al otro lado de la galaxia, la Hyperion se encuentra repostando en la Cantera del Contrabandista, escuchando las hilarantes historias de Lazareus y bebiendo los potentes cócteles de Marcia Sowyr, cuando las puertas de la cantina se abren de par en par y alguien entra con paso firme...

    Meggan.

    La muchacha va vestida con un traje que asociarían más a una guerrilla que a una mecánica y, acercándose a los sorprendidos miembros de la Hyperion, les cuenta lo que ha ocurrido realmente durante estos meses. Durante su crucero ella fue capturada por esclavistas zygerrianos y Semuel la dejó tirada para salvar su cuello.

    "Ese bastardo... ni siquiera me miró a los ojos. Me empujó hacia los zygerrianos y salió corriendo..."

    Los zygerrianos la esclavizaron y la mandaron a un dueño en el planeta Thuba Prime.

    "Un mundo desértico horrible, en mitad de una guerra civil entre facciones criminales. El Señor de la Guerra Galdor por suerte tenía ideas algo anticuadas y en lugar de mandarme al frente como los otros esclavos me hizo trabajar en la enfermería. Allí conocí a un montón de criminales, más de los que creía que fuera posible. Todos gente con su propia historia y sus propias razones para luchar..."

    Meggan pronto se convirtió la esclava favorita de su dueño y este decidió liberarla tras ocho meses de cautiverio. Por suerte, Meggan descubrió que era una persona mucho más fuerte de lo que jamás había imaginado y nunca perdió la esperanza. En su habitualmente alegre cara apenas queda una leve sombra del horror de la esclavitud.

    "Eso sí: prometo matar a Semuel Woo con mis propias manos si nos volvemos a encontrar."

    De la experiencia, aparte de nuevas habilidades, Meggan ha sacado el arma típica de Thuba Prime, la daga brakatt, con la que parece ser muy habilidosa y que ahora lleva siempre colgando de su cinturón. Saber de la auténtica naturaleza de Semuel es un duro golpe para Jad, pero la enseñanza final que obtiene es que es necesario dejar de hablar y comenzar a actuar.

    Con Meggan de vuelta en la nave, todo parece ser como antes. Poco después, durante un trabajo a la base-asteroide Skeptre, un desacuerdo sobre el dinero a pagar causa que Denith y Jad se vean envueltos en una inmensa pelea de taberna. Durante la pelea, Jan se granjea un enemigo: un contrabandista alienígena insectoide llamado Yarno que parece estar celoso de él y de sus éxitos, y que pronto se convierte en todo un rival para la Hyperion, siempre intentando conseguir los mismos trabajos que él.

    "Hey, si el hombre mantis está en este puerto también, ¿puedo abrir fuego?"

    Hacia finales de mes, Tara consigue un trabajo muy bien pagado en el planeta Ruut y, con dolor de corazón, decide abandonar la tripulación del Hyperion.


    Y así termina el interludio...

    La tripulación de la Hyperion vuelve a ser Jad, Denith, Meggan y Ulik, más el droide KW-14 (que insiste en que le llamen Catorce en lugar de Kiwi). Vorian partió de Korine en dirección a lo desconocido y nadie volvió a saber de él.

    Y tambores de rebelión resuenan por la galaxia.
Thread Status:
Not open for further replies.